viernes, 3 de febrero de 2012

De visita por la comunicación de instituciones y partidos políticos II

Continúo con la crónica que comenzó en la entrada anterior sobre el Plan Madrid del Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

Acudimos al Consejo General del Poder Judicial (no pudimos visitar el Tribunal Supremo por que Garzón estaba siendo juzgado), donde Agustín Zurita, quien lleva varias décadas como Director de Comunicación de ambas instituciones, nos atendió rápidamente ya que ese día, obviamente, tenía bastante trabajo (180 periodistas acreditados, de 85 medios y 17 países). Zurita aseguró que la mala imagen de la Justicia se magnifica por los medios y la propia gente, ya que en realidad sólo un cuarto de la población ha tenido contacto directo con el ámbito judicial. Comentó varios planes de comunicación que están llevando a cabo para dar a conocer la institución, como por ejemplo "Educando en justicia" (muy interesante, por cierto), y nos dijo que desde 2005 la Audiencia Nacional y todos los TSJ ya cuentan con jefes de prensa, aunque en todos ellos los recursos están muy limitados y, por ejemplo, para el TSJ que cubre toda Andalucía, Ceuta y Melilla sólo hay tres personas. Zurita comparó esta situación de precariedad (que no va a mejorar ni mucho menos en tiempos de austeridad) con la de otras administraciones públicas y puso el ejemplo de los veinte periodistas con los que cuenta el Ayuntamiento de Valencia. Respecto a los casos Garzón y otros juicios mediáticos, Zurita lo tenía claro: “transparencia pero sin espectáculo”, es decir, nada de recursos audiovisuales que interfieran en la mera retransmisión del juicio.

También tuvimos una cena-coloquio con Beatriz Becerra y Juan de Ávila González, responsable y coordinador de comunicación de UPyD respectivamente. Nos sorprendió la franqueza con la que nos hablaron y la sencillez en la que basaban su comunicación. Aseguraron no tener otra estrategia sino la de “dignificar la política” y lanzar los mismos mensajes a todo el mundo por igual. “Decir lo mismo en todas partes y a todas las personas”, afirmaron, lo cual nos asombró, ya que estamos acostumbrados a oír que, si bien hay que ser coherente, una organización política debería segmentar su mensaje para que fuera lo más eficaz posible, es decir, a cada sector de la sociedad lo que le interesa. Sea como fuere, lo que más destacaron, y sin falta de razón, fue su rápido crecimiento electoral y el gran partido que le sacan a los nuevos medios. También les interrogamos acerca del excesivo personalismo que acarrea UPyD, al que muchos electores reconocen por "el partido de Rosa Díez", y respondieron que al aumentar en representación parlamentaria ya es más sencillo que emerjan nuevos liderazgos y que el partido está trabajando en este sentido.

En Génova, Jorge Rábago, Director del Departamento de Telegenia del PP, estuvo comentando la campaña de Rajoy y Rubalcaba y fue muy crítico con la de éste último. Aseguró que en España las campañas mueven cuatro puntos como mucho y en Latinoamérica el doble. En las pasadas elecciones el voto ya estaba muy definido mucho antes y de ahí que el PP llevara a cabo una estrategia de perfil bajo. Según Rábago, fue un error de Rubalcaba tratar como presidente a Rajoy en el debate, sin embargo, según el PSOE, esto estuvo muy pensado ya que así el mensaje que querían transmitir llegaba mucho más nítido.

Por último, he de añadir que también acudimos a un “Debate sobre el debate”, en el que intervino Manuel Campo Vidal entre otros. No obstante, para muchos la estrella del momento, por su discurso claro y provocativo, fue Pedro Arriola, asesor de cabecera de Rajoy, el cual no se suele prodigar mucho en los medios. Arriola hizo una metáfora del debate con un combate de boxeo, puesto que los debates para él son mero “espectáculo” (afirmó también que la televisión sólo sirve para “entretener”, lo cual levantó ampollas a muchos de la Academia de la Televisión, organizadora del evento). Los debates son un combate de boxeo porque se preparan a los candidatos como gladiadores, se gana por puntos, casi nunca por K.O. y se recuerdan por una anécdota. Según Arriola, después del debate no pasa nada, el porcentaje de voto que se mueve es insignificante y donde de verdad tienen sentido es en los sistemas presidencialistas como el de EE.UU. “La televisión no sirve para crear un líder, pero lo puede destruir en cinco minutos”, indicó.




Nota final. Podría haber incluido más opinión en estas entradas, pero he preferido que primara la información en este caso. Si a alguno le interesa saber mi percepción de cualquiera de los mencionados que me lo haga saber en los comentarios y le contesto en cuanto me sea posible.

No hay comentarios: