lunes, 13 de junio de 2011

TV pública. Recordatorio

Parece que a muchos ciudadanos se les ha olvidado cómo debe funcionar y cuáles son los fines de la televisión pública. A unos pocos, influyentes e interesados, les interesa que los objetivos fundacionales de estas televisiones se diluyan entre la bajeza de contenidos y la excusa del activo y el pasivo. Pero otros, sin embargo, no se dan por vencidos y pelean por recuperar el derecho a una televisión pública de calidad y beneficiosa para una sociedad democrática. Uno de ellos es José Ignacio González, realizador de Telemadrid que en esta brillante intervención nos ofrece un recordatorio de lo que le falta a nuestra dieta mediática, lo que debemos reclamar, reivindicando lo público: contenidos.

Dos apuntes. Primero, lo bien que estructura su discurso y lo entretenido de su presentación (imprescindible para hacer llegar el mensaje). Y segundo, me encanta el toque de atención en relación a Seriesyonkis, ¿por qué no tenemos ya un videoclub/videoteca de calidad y legal online?.

3 comentarios:

moledo dijo...

Como a veces quiero ir tan rápido, me paso de entusiasta y me equivoco. Un lector llamado "Mario" había escrito un gran comentario a esta entrada y SIN QUERER lo he rechazado. (De un tiempo a esta parte el spam que recibo es multitudinario).
Afortunadamente su comentario quedó en mi correo electrónico y lo puedo reproducir íntegramente. Gracias, Mario, por tu contribución a esta bitácora. La verdad es que todo lo que dices casi merece más la pena que mi introducción de arriba. Ah, y perdona las molestias.
Comentario de Mario:

El problema, creo yo, es que hay unos pocos interesados en que un sistema obsoleto no cambie y unos cuantos muchos que no se ponen de acuerdo para hacer algo.

El problema del ser humano es que somos tantos individuos que queremos cosas tan diferentes que no sabemos convivir sin que venga alguien más avispado a meter mano de por medio mientras se lleva algo a cambio.

Internet es un claro ejemplo. Por un lado vemos gente que no representa ni escucha nuestras inquietudes y no ofrece servicios acorde a la demanda y que sinembargo tenemos que mantener con sacrificio y esfuerzo. Y por el otro tenemos gente que encuentra en internet un rincón donde convivir, compartir y enseñar con el único objetivo de conectar con otro ser humano con inquietudes similares o afines que puedan completarle como persona.

Ejemplos:

- En el ámbito del software: Muchas personas desarrollan programas que hacen la vida más fácil. Tanto en el campo laboral como en el doméstico. Se crean programas de caracter gratuito y abiertos a que otros hagan cambios y se crean comunidades enteras para poder trabajar en torno a ese programa y hacerlo más potente y versátil.

- En el ámbito del ocio: Muchas personas ofrecen todo tipo de contenido audiovisual creado por ellos mismos, suficiente para disfrutar y pasar un buen rato o para transmitir experiencias o conceptos, porque disfrutan haciéndolo y disfrutan compartiéndolo.

Son los casos más claros que veo y tampoco quiero alargarlos mucho más porque creo que se entiende la idea. Pero si vemos la otra cara de la moneda nos encontramos con desarrolladores de contenido que no respetan ninguna regulación y que sacan productos con un gran envoltorio y un contenido pésimo o escaso a cambio de un pago raramente merecido y lo llamamos legal.

Vease el caso de películas cinematográficas con un presupuesto exagerado para no contar ni transmitir nada. Series televisivas insulsas, cadenas de televisión que no respetan ninguna restricción respecto a cortes publicitarios o la propia introducción de publicidad implícita en el propio programa... Así es como sale la vena pirata y nacen sitios como seriesyonkis.

Si bien es cierto que el modelo de spotify es muy interesante y probablemente sea el primer paso a dar en un mercado de intercambio justo es una pena que nadie se haya sentado a hablar sobre un modelo social en el que no esté involucrado el dinero. Y esto, muy posiblemente, jamás cambiará a pesar de que puede haber otras maneras de convivir bastante viables y más justas.

Ojo, que yo consumo contenido y pago por él y es precisamente por ello que no veo reflejadas mis necesidades en los servicios que se me ofrecen y por ello me quejo (que al fin y al cabo quejarse es deporte nacional).

"Y tan agusto me he quedao, oyes".
Un abrazo.

FerBlasco dijo...

Pues no puedo más que daros mi apoyo incondicional en todo lo escrito. Tanto Moledo, Mario y el señor de telemadrid.
De acuerdo en todo.

moledo dijo...

¡Gracias, Fer! A ver si algún día tenemos una RTVV al menos decente y una RTVE mejor.