lunes, 13 de junio de 2011

TV pública. Recordatorio

Parece que a muchos ciudadanos se les ha olvidado cómo debe funcionar y cuáles son los fines de la televisión pública. A unos pocos, influyentes e interesados, les interesa que los objetivos fundacionales de estas televisiones se diluyan entre la bajeza de contenidos y la excusa del activo y el pasivo. Pero otros, sin embargo, no se dan por vencidos y pelean por recuperar el derecho a una televisión pública de calidad y beneficiosa para una sociedad democrática. Uno de ellos es José Ignacio González, realizador de Telemadrid que en esta brillante intervención nos ofrece un recordatorio de lo que le falta a nuestra dieta mediática, lo que debemos reclamar, reivindicando lo público: contenidos.

Dos apuntes. Primero, lo bien que estructura su discurso y lo entretenido de su presentación (imprescindible para hacer llegar el mensaje). Y segundo, me encanta el toque de atención en relación a Seriesyonkis, ¿por qué no tenemos ya un videoclub/videoteca de calidad y legal online?.

domingo, 12 de junio de 2011

Tres en su línea y una de Antílopez

Al igual que el gran Javier Krahe cantaba aquello de No todo va a ser _ollar, en este blog no todo va a ser política (espero). He aquí cuatro discos que estoy fundiendo y una buena iniciativa que me apetece difundir.

Vetusta Morla - Mapas. Era muy difícil superar su primer álbum (sin contar el EP anterior) Un día en el mundo, era difícilísimo y, aunque no lo han conseguido, el resultado es dentro de lo muy bueno, lo mejor. El disco no decepciona, que es el principal miedo de los segundos tras un gran primero. Desde la primera a la última canción el sonido es Vetusta Morla, como ya les hizo notar Juan Ramón Lucas en su entrevista al grupo en RNE, en la que interpretaron un par de temas en acústico. El grupo no ha arriesgado y ha satisfecho a todos sus fans, los cuales habrían visto con peores ojos cualquier cambio o evolución de su música. Queríamos más Vetusta Morla y eso es lo que nos ofrece Mapas. Quizá la única variación a mi juicio ha sido ofrecer canciones un poco menos recargadas, pero igual de buenas musicalmente. Aquí os dejo mi favorita, la que abre el disco, el cual podéis comprar por tan sólo 8 euros en su página web, donde además podéis escucharlo completamente gratis en streaming tan sólo con entrar. Si un grupo apuesta por confiar más en sus seguidores y menos en las discográficas creo que debemos premiárselo.



Extremoduro - Material Defectuoso. Ni videoclips, ni gira, ni promoción. Sólo las ganas de escucharlos de tanta gente han conseguido aupar el nuevo disco del grupo extremeño al puesto número uno de listas de venta, aunque esto en realidad no deja de ser un detalle (significativo, sí) que a mí me importa un comino. Lo difícil es definirlo. Sí que es Extremo, pero no el de siempre, no el de Yo, minoría absoluta, y mucho menos el de Dónde están mis amigos. Es un disco parecido al anterior en algunos aspectos, y aunque no me guste tanto como aquél, también me parece que es un gran trabajo. El grupo ha continuado con la evolución musical que ya apuntaron en La Ley Innata, pero la han llevado mucho más allá. El sonido quizá es el más limpio de toda la historia de Extremoduro. Robe canta muy entonado, vuelve la voz femenina coral también más presente y entonada, hay instrumentos que no te esperas como ¿congas?, es más dulce (que no cursi) y las partes guitarreras no abundan, sino que parecen estar colocadas estratégicamente. Lo único que no cambia son las letras de Robe, que siguen en su línea, brillantes. Extremoduro está llevando a cabo una evolución que busca crecer musicalmente, pero sin dar tumbos ni grandes saltos que desconciertan a todos (como ya ha ocurrido con algún que otro grupo de rock español), que nos permite seguir reconociéndonos en ellos y que nos lleven por donde les salga de... los bajos, las guitarras y la cabeza del Robe.



Sôber - Superbia. Como muchos grupos de éxito que se toman el privilegio de separarse y buscar "sus proyectos personales", al final vuelven porque saben que la gente los sigue escuchando y llenarán sus conciertos con o sin nuevo disco. En su caso han querido volver con nuevo material y ante la disyuntiva de evolucionar como Extremoduro u ofrecer su sonido de siempre, han optado por lo segundo, lo cual es más que lógico. Superbia no llega al nivel de Paradysso y se queda cerca del de Reddo, y aún así es un muy buen disco. Mucha guitarra y estribillos pegadizos al más puro estilo de los oscuros Sôber -oscuros en el buen sentido musical-. Lamentablemente me perdí su concierto en Valencia. Tenía ganas de recordar y cantar sobre todo las canciones clásicas del grupo en su versión original, no como algunas del recopilatorio que lanzaron antes de marcharse. He aquí su single.




Antílopez. Y del rock pasamos al flamenco-pop-cómico-y-genial. Antílopez es un grupo de Huelva que ha editado su primer disco, el cual también podéis comprar en su original página web. Es una mezcla curiosa y de calidad entre flamenco con otros estilos y mucho sentido del humor. Por sus vídeos en YouTube se nota que es un grupo que en directo gana mucho, como demostraron en el programa de Buenafuente. Tal está siendo su éxito a través de la red, que hay un grupo en Facebook que está extendiendo un evento para hacer que Antílopez toquen en Valencia o Castellón. Lo único que se pide es darle al botón Asistir y difundirlo entre más amigos. Así, con público expectante y seguro pronto les surgirá un bolo por estos lares. Ojalá sea pronto. Aquí os dejo el enlace al evento.


    

miércoles, 8 de junio de 2011

El cambio del cambio

En las elecciones generales de 1993 parecía que José María Aznar iba a ganar a un Felipe González ya quemado por algunos casos de corrupción que salpicaban a su partido y una crisis económica que provocaba más y más paro tras el festín del 92, el de Expo y Olimpiadas. Finalmente, la noche electoral del 6 de junio, en el último momento, el PSOE consiguió los escaños suficientes para poder pactar con CiU y mantener el gobierno. Esa noche González afirmó “he entendido el mensaje” y desde entonces acuñó un nuevo eslogan para su proyecto político: “el cambio del cambio”. Éste hacía referencia al lema de campaña  Por el cambio que le llevó a la Moncloa en 1982. González supo que su proyecto se había devaluado, que los ciudadanos estaban descontentos y pedían un viraje que al final su partido no supo dar y por consiguiente se propició la victoria de Aznar tres años más tarde.

El PSOE que perdió las pasadas elecciones municipales y autonómicas también necesita un cambio del cambio que dio Zapatero a mitad de su segunda legislatura. Ilusionar a la ciudadanía es muy difícil, máxime cuando ésta está como todo el mundo ya sabe “indignada”. Y siento insistir, pero aunque el movimiento 15-M tenga algunos puntos que puedan gustar a votantes potenciales conversadores, la mayoría, la que se acampa y la que no (que es más) son votantes potenciales progresistas. O el PSOE inaugura un nuevo proyecto, lo cual casi merece una refundación como indicó el gran comunicador Iñaki Gabilondo, o va a ser imposible que evite que los ciudadanos busquen el cambio votando a otras fuerzas políticas.

Incluyo aquí el reportaje del programa 30 Minuts de TV3 sobre los indignados, como siempre de gran calidad periodística. Me gustaría destacar el ridículo y la desfachatez con la que se expresan los supuestos think tanks españoles sobre el movimiento: ¿cabecillas? ¿campamento de verano? ¿comunistas y antisistemas? No han entendido nada.