jueves, 19 de mayo de 2011

Cómo avivar más las protestas

El movimiento Democracia Real Ya casi debería agradecer a la Junta Electoral el prohibir la manifestación, a Radio Nacional de España por emitir las opiniones como éstas (pincha en el vídeo abajo) y diarios como La Razón por portadas como ésta.


A ver si es que en el fondo lo que quieren que la gente se indigne aún más...

miércoles, 18 de mayo de 2011

El voto de los indignados

El pasado fin de semana asistí a dos encuentros marcadamente políticos. El primero de ellos, el mitin del PSPV-PSOE del que di cuenta en l’Informatiu y podéis leer aquí. El segundo, la manifestación cívica convocada por Democracia Real Ya, a la que se unieron otros colectivos como Juventud SIN Futuro que ya había mencionado por aquí.

Del acto central de campaña de los socialistas valencianos me fui con la sensación de haber aborrecido la palabra dignidad. Nadie duda que es una buena idea, es un valor, pero… ¿es una propuesta de sociedad? Como bien explicaba el sociólogo Jorge Galindo en este artículo, remarcando tanto la palabra dignidad el votante se pregunta ante qué o ante quiénes, y la respuesta consiguiente es ante la corrupción del PPCV. Y así, se vuelve a la oposición a la corrupción política que personalmente creo que es necesaria, aunque se ha demostrado inútil electoralmente y no propone una sociedad distinta, ni define un proyecto claro. Por supuesto que todos los ciudadanos quieren que su sociedad y sus políticos tengan dignidad, pero éste es un concepto demasiado grandilocuente como para definir una alternativa política reconocible, a no ser que se quiera transmitir la idea de que “somos como el PP pero más honrados”, con lo cual se desdibujarían las diferencias -que aún las hay- entre un partido y otro.

¿Por qué dignidad? No es baladí. Desde que el manifiesto Indignez-vous! (¡Indignaos!) arrasara en Francia y llegara a nuestro país (aquí lo tienes en español y aquí en francés), la palabra y sus derivados se han puesto de moda. El PSPV ha cogido el derivado en positivo y las miles de personas que nos manifestamos en las calles de España el pasado domingo estábamos simplemente indignadas, que no es poco para los tiempos apáticos e individualistas que corren.

Foto de Levante-EMV

El problema de estas movilizaciones es que se mezclan churras con merinas y siempre hay listos que se quieren aprovechar de la situación. Fue una marcha pacífica (desde el colectivo se ha rechazado la violencia de los cuatro imbéciles de siempre), apartidista, pero no apolítica. Era un claro grito contra, como dice el profesor Guillermo López en su blog, la mediocridad de la clase política.

Dentro de esta ola de indignación han aparecido propuestas para encarar las próximas elecciones. El colectivo #nolesvotes pone en un mismo plano a PP, PSOE, CiU… los grandes partidos. En la manifestación se gritaba “PSOE, PP, la misma mierda es”. ¿Esto a quién perjudica? Obviamente al PSOE, como ya apuntaba ayer El País. Su electorado es crítico, se ha cabreado y no les va a votar. El del PP, sin embargo, pase lo que pase (y en la Comunidad Valenciana lo sabemos), irá a las urnas.

¿Por qué ha ocurrido esto? Porque el PSOE ha roto su relato. La sociedad tiene interiorizada la idea de que con los socialistas los servicios sociales se amplían o están más seguros. A partir de las reformas de hace un año, sin una suficiente preparación de la opinión pública, el personaje de Zapatero se ha desinflado. ¿Qué se pudo haber hecho? Explicar que era la única salida poco a poco, mostrándolo como una prueba de fuego por la que el país tenía que pasar y que por parte del Gobierno ya se había reformado o recortado todo lo que se podía antes de tocar lo que afecta tan directamente al ciudadano. Un ejemplo: ¿por qué no se reinstauró el impuesto de patrimonio antes de realizar los recortes? No habría sido suficiente para lo que se nos pedía desde Bruselas, pero sí habría sido un gesto que habría calado en los ciudadanos.

Ahora el PSOE se encuentra muy perjudicado por este movimiento que le pone en el mismo rasero que el PP, por lo que necesitará volver a marcar las diferencias y hacer suyas algunas reivindicaciones de los ciudadanos indignados. ¿Por qué nunca se ha abordado una reforma de la Ley Electoral por ejemplo? Esta propuesta sí está incluida en programas e ideologías tan dispares como la de IU o UPyD. De hecho, ambos partidos ya están intentando sacar rédito de las movilizaciones como alternativas que son al bipartidismo, IU con la ventaja añadida de confrontarse con el sistema económico y financiero sin tapujos ni ambages (lástima para ellos carecer de un liderazgo atrayente).

De todas formas, como dije arriba, hay que llevarse cuidado con los que se quieren llevar tajada de la situación. Atentos a este colectivo: Ciudadanos en Blanco. Dicen que no quieren ser partido político, pero se constituyen en uno para concurrir a las elecciones y si les eligen dejarán vacío el escaño (del sueldo público no dicen nada). Su única propuesta es cambiar la ley electoral para que los votos en blanco cuenten y dejen una representación vacía. ¿Alguien desea que le represente “la nada”? Además, también existe #novotes que promociona directamente el abstencionismo, una opción que a mí me parece cobarde, ácrata o para gente a la que le da igual todo y todos. Yo sí creo en la política y por eso soy consciente de que se necesitan emprender reformas radicales en las que los ciudadanos queremos ser escuchados. No creo que se vaya a "cambiar" todo el sistema, pero quizá sí que podamos influir en él a través de algunos políticos (yo nunca he creído que todos fueran iguales), y si no están seguro que llegarán o si son los que están al final se atreverán -o se verán forzados- a dar los pasos valientes que se están pidiendo. Mientras tanto yo sigo indignado y sólo yo soy dueño de mi indignación.

jueves, 5 de mayo de 2011

Al político 2.0

“Interrogats quasi vuit-cents polítics espanyols per la consultoria Intelligence Compass sobre l'efectivitat de les xarxes socials, un 98% les va qualificar com un mitjà notable o excel•lent per a arribar al ciutadà, i un 31% fins i tot va considerar que es podria reproduir a Espanya el model de màrqueting on line d'Obama. Malgrat açò, en el mateix estudi també s'evidenciava l'opinió dispar dels ciutadans: el 79% dels enquestats assegurava no seguir a cap polític a través de les xarxes socials, i la meitat dels quals ho rebutjava perquè no volen ser associats a cap partit. Dels ciutadans que sí es relacionen amb polítics en estes plataformes, només un 32% ho fa simplement per interés, la resta, o són polítics o tenen amics que ho són. Malgrat l'aparent relativisme que marquen estes dades pel que fa a l'eficàcia de les campanyes on line, tots els experts en comunicació coincideixen que és una eina imprescindible tant per a la mobilització de l'electorat, com per a la captació dels votants més joves. Els polítics valencians també ho saben, encara que no tots s'ho creuen.”
Así comienza el reportaje que se publicó ayer en el diario digital l’Informatiu sobre las aptitudes y estrategias de los políticos valencianos en la web que podéis continuar leyendo aquí.

Durante la preparación del mismo me puse en contacto con Antoni Gutiérrez-Rubí, uno de los mayores expertos en comunicación política en nuevas plataformas porque, no nos equivoquemos, ya no sólo es Internet y cuatro redes sociales, ahora hay móviles, tabletas y todo lo que vendrá… Dado que por razones de tiempo y espacio (esas a las que nos debemos los periodistas) no pude incluir sus opiniones en el reportaje, he convenido con él publicarlas aquí.
¿Qué es más importante movilizar a los votantes en la red a través de un mensaje o preocuparse en conseguir una comunicación más bidireccional con ellos?
Ambas cosas son importantes. Pero conseguir una comunicación bidireccional es lo que da al partido credibilidad y confianza, y es la mejor manera de "activar" no solo al votante, sino al potencial activista.
A menudo se envían informaciones, sea a través de correos electrónicos o a través de redes sociales, pero eso es difundir información, y no significa que el votante se movilice, sino tan solo, si es que llega a leer el mensaje, que sepa esa información. La presencia en la red permite ya no solo mensajes de arriba abajo, sino que el diálogo y la generación de participación y de activistas que no están en la organización interna del partido, lo cual hace que las posibilidades sean mayores para que simpatizantes se impliquen. Sin embargo, en la gran mayoría de partidos españoles, se escucha poco y se difunde mucho, lo que no permite la interacción, y lo que hace que la presencia red sea, sino inútil, poco efectiva. Los partidos intentan dar a conocer su mensaje por cualquier medio. En este sentido, Internet es usado como un medio más, para que el mensaje de cada partido sea escuchado (o leído) más que el del adversario.
¿Es más efectivo para la oposición valenciana los contenidos que ellos generan o los que cuelgan los usuarios (normalmente en tono cómico) sobre los casos de corrupción del PP en la Comunidad Valenciana?
Lo importante son los buenos contenidos, humorísticos o no, no la procedencia. En este sentido, los partidos pueden hacer buenos contenidos, pero también pueden aprovechar los contenidos de otros, citándolos, para que sean más difundidos y obtengan más visibilidad. Ello también consigue que los simpatizantes que hacen esos contenidos se sientan más partícipes de la campaña y más escuchados.
Se puede poner más negrita (que son mías por cierto), pero no más claro. Internet es para comunicarse, para interacturar, para compartir, para recibir-editar-difundir y para crear. La originalidad ayuda y surgirá más creatividad y mejores ideas cuantas más personas se sientan partícipes de un proyecto político. Lo que exaspera es ver la típica noticia en los medios convencionales de tal o cual gran partido, anunciando una iniciativa en la web muy prometedora pero que luego queda en agua de borrajas2.0. Tres ideas obvias y rápidas para políticos que quieran ser 2.0 (décima arriba, décima abajo):

  1. Si te haces un blog o un perfil en facebook/twitter ¡es para relacionarte con la gente! ¿Por qué no permites sus comentarios? Si te insultan ellos mismos se ponen en evidencia y si te rebaten con respeto tú contestas y quedas mejor ante esa persona y los tuyos. Si no concibes la red así parecerá que tienes miedo de la gente.
  2. Si tienes una buena idea, ¡no la hagas a dos meses de las elecciones! Salvo fenómenos muy escasos, nadie triunfa o "saca beneficio" de la red tan rápido.  
  3. Si pides a tus militantes y simpatizantes que te ayuden a movilizar al electorado ¡dales una plataforma para expresarse o difunde sus ideas! No spamees con cientos de notas de prensa y punto. Si alguien te ha hecho un montaje (aunque sea cutre) en vídeo y está colgado en YouTube, promociónalo citando al autor o autora y recibirás su agradecimiento y cada vez más ideas/creaciones por parte de otros.

Con la de entretenimiento y distracción que hay en Internet, los partidos políticos lo deberían hacer mucho mejor para atraer a aquellos que no están per se interesados en la política.