sábado, 16 de abril de 2011

"Porque me cae bien..."

Debemos ser realistas. A la gente no le gusta su clase política. Su imagen generalizada es que todos son iguales: encorsetados en un traje, estirados, siempre viviendo de la política, serios y hablando con frases extrañas, o bien demasiado complejas o bien demasiado simples en las que se aprecia una intencionalidad electoral que tampoco gusta. Pocos se imaginan a un político haciendo algo que no sea político y precisamente por eso siempre “causa sensación” tanto en los medios, como en la opinión pública cuando vemos a un político despuntando en algo ajeno a su ámbito.
Un ejemplo de ello fue el vídeo del actual lehendakari Patxi López, quien en una fiesta de su partido en 2009 se subió con la verbena a cantar Soldadito Marinero de Fito y los Fitipaldis. Sabía que le iban a grabar (hoy en día nada queda sólo en la memoria), sabía que la gente se quedaría sorprendida de verle fumar, cantar, desafinar y bailotear con la típica guitarra de aire, sin embargo, al hombre le apetecía hacerlo y se le ve a gusto en esa situación tan atípica para uno de su gremio. No parece político y eso atrae a los desencantados, sobre todo a los más jóvenes. Muchos podrían pensar “anda mira, éste no parece como los otros. ¡Qué tío! Le gusta la fiesta y Fito, como a mí. Estaría muy bien irse de fiesta o a un karaoke con él. Creo que voy a votarle… ¡porque me ha caído bien!”. Y punto. No hay que rasgarse las vestiduras, aunque a muchos les parezca un sacrilegio a nuestra democracia, esto es así para mucha gente. Además de las ideas y el proyecto político que se tenga el carisma importa y el mostrarse como una persona normal también. Y éste es uno de los puntos fuertes de Patxi López, de Rita Barberá y lamentablemente de pocos más.


Dos apuntes:
  1. Si la gente votara sólo basándose en argumentos fundamentados en la razón y la reflexión profunda, otro gallo nos cantaría por estos lares.
  2. El verdadero peligro lo tendremos cuando sólo pese el carisma y ni el proyecto y ni las ideas importen... Entonces tendremos a cualquier choni de diputada... "¿me entiendes?". Pero éste es un problema de educación democrática y debe ser tratado con más rigor que una simple entrada de blog.

4 comentarios:

EL QUEJICA dijo...

Por desgracia la clase política española deja mucho que desear. ¿Dónde están esos tremendos "animales políticos" de antaño?
Por desgracia y para nuestra desgracia hoy, como tu bien dices, entre los politiquillos falsos, corruptos, mal preparados...lo único que nos queda es gente con ese soplo de naturalidad que tristemente va a ser el único valor que quede hoy para elegir a los políticos: "éste porque me cae bien". ¡Qué pena!
Una radiografía bastante real de lo que son hoy en día los políticos lo tienes en un artículo de Ansón (vale, no es tu preferido pero..)titulado "Habet bovem in lingua". Leelo te gustará.
Salva

moledo dijo...

Es cierto. El contexto también ayudaba mucho antes. Ahora los "valores" parece que se van hacia otros ámbitos. De todas formas, hay gente muy válida en en política, muy preparada, con vocación e incluso con carisma. Lo sorprendente -y de agradecer- es que se den en una misma persona todas estas cualidades. A veces los hay con carisma pero sin ideas, preparados sin carisma, honrados pero sin preparación...
Lula es otro ejemplo de "animal político". No tiene una preparación académica, pero nadie duda de su capacidad intelectual ni política, y tiene a la inmensa mayoría de un país contenta con su gestión.
¡Nos hace falta un Lula por aquí!
Buscaré ese artículo, que yo a Ansón le tengo "aprecio", porque me aceptó una entrevista que algún día colgaré en este blog , jeje.
Un abrazo!

EL QUEJICA dijo...

Aqui lo tienes:

http://dl.dropbox.com/u/25460478/ANSON%20Y%20LOS%20POLITICOS.doc

Saludos

Salva

moledo dijo...

Gracias, sí que es un buen artículo. Yo también creo que la mayoría de clase política es honrada, y que los grandes cerebros se han ido a otros ámbitos.
Un abrazo!