jueves, 7 de abril de 2011

Comunicación política, un derecho ciudadano

Dicen que recibimos alrededor de 3.000 mensajes diarios. Tres mil impactos que pretenden llamar nuestra atención. No creo que sean tantos (aunque todo puede ser), pero lo que está claro es que son muchísimos y cada día van a más. El ingente número de veces que intentan captar nuestra atención hace que muchas veces buenos mensajes se pierdan por el camino y nos quedemos sin conocerlos. Pensemos por ejemplo en cuántas buenas ideas empresariales habrán naufragado por no haber sido bien difundidas. De ahí que toda empresa, asociación, fundación, organización etc. que se precie tenga en plantilla a algún jefe de prensa, director de comunicación o similares.

En política ocurre lo mismo. Soy contrario a la concepción de la política como si se tratase de vender un coche, o mejor dicho, una moto, sin embargo creo que muchos buenos proyectos, políticos y candidatos han fracasado porque no han sabido conectar con los ciudadanos. La comunicación política se encarga de que lleguen los mensajes, de que la comunicación de políticos con los ciudadanos sea efectiva (y ojalá bidirecional algún día). La comunicación política no pretende hacer política, sino que ayuda a difundirla y, como dije arriba, en una sociedad donde nos llegan tres mil mensajes diarios, hay que “currárselo” mucho para hacer que la gente se interese por algo como la política. Si concebimos la política como un derecho y un deber de los ciudadanos, ¿no será una buena comunicación de la misma algo imprescindible para nuestra sociedad? Los políticos han de asumir que ya no son el principal centro de atención para la mayoría de las personas. La gente anda ajetreada con su vida social, laboral y comercial y no parece que le atraiga en demasía la vida política, lo cual va en detrimento de nuestras sociedades. Los ciudadanos tenemos derecho a saber quiénes son nuestros políticos, qué ideas tienen, cuál es su trabajo, qué hacen y, sobre todo, por qué es importante para nuestras vidas (o por qué no). Un buen jefe de prensa, por ejemplo, puede ayudar a que los buenos políticos y los buenos periodistas se luzcan (el error está en intentar que sólo se luzca una parte) y así captar la atención de por quienes trabajan ambos, es decir, todos nosotros.

Muchas demandas de puestos de trabajo de especialista en comunicación las están cubriendo periodistas aunque hayan sido educados principalmente en Ciencias de la Información, ya que son los que más intuición tienen en teoría para desempeñar esta tarea. Sin entrar en el debate información versus comunicación, partiendo de la base de que no son lo mismo, es evidente que en este campo hay una demanda de profesionales que en España está comenzando a fraguarse ahora, cuando en EE.UU. (como no) llevan ya sus décadas. Personalmente he empezado a interesarme por la comunicación política desde que trabajé en el gabinete de comunicación de un grupo parlamentario, yo que decía al principio que sólo quería acabar como “periodista, periodista”, vi que es una salida profesional interesante y muy útil. De modo que, además de algunas otras experiencias, me estoy intentando formar como puedo por mi cuenta y por ahora hasta que encuentre plaza en algún máster que me acabe de pulir.

He de decir que en este “mundillo” hay mucho vendehumo y mucho comprahumo. Gurús que venden que todo se puede ganar en la facebook, con frases prefabricadas y lemas pegadizos y políticos que se creen que son Obama y esto es California. Hay que saber contextualizar, tener la mente abierta y ser ingenioso, pero no ingenuo, además de conocer los avances que se van dando en esta disciplina. Para ello y por si a alguno le interesa, he creado una lista de enlaces (a la derecha, debajo de Páginas Recomendadas) que considero imprescindibles y que espero ir completando. Intentaré describirlos brevemente:

  • ACOP, Asociación de Comunicación Política. Joven pero muy profesional en la que se dan cita los mejores de los mejores de España. Organizan cursos, seminarios y encuentros, además de publicar una revista, El Molinillo, con excelentes artículos y recomendaciones de libros, webs, etc.
  • Electrómetro. Publica todas, repito TODAS, las encuestas que van apareciendo en la prensa de todo el país, local, autonómica y nacional.
  • Archivo Electoral. Como su nombre indica, un gran archivo internacional con muchísima publicidad electoral. La parte audiovisual es muy interesante.
  • Luis Arroyo. Presidente de ACOP, su currículum lo dice todo. Un experto en comunicación política en todas sus facetas.
  • Antoni Gutiérrez-Rubí. Un verdadero gurú de la web2.0 y todas sus aplicaciones para la política. Se adelanta a su tiempo y eso es de agradecérselo.
  • Yuri Morejón. Autor del libro De tú a tú, un breve pero interesante texto en el que se explica su lema: “no basta con hacerlo bien, hay que saber comunicarlo”, y no sólo durante las elecciones, también después.

PD. Puesto que se está convirtiendo en uno de los asuntos que más me interesan he creado una nueva etiqueta, "Comunicación", para futuras entradas.

No hay comentarios: