lunes, 20 de diciembre de 2010

Contra la llamada "Ley Sinde"

En asuntos espinosos es importante comunicar las razones que llevan a un gobierno a legislar de una u otra manera. "Cuanto más complejo es un tema, más tiempo se ha de invertir explicándolo", dijo Rubalcaba el pasado 12 de diciembre en Valencia refiriéndose a la inminente reforma de las pensiones. En el asunto de Internet, las redes Peer to Peer, el pirateo, la propiedad intelectual, las descargas, la industria cultural... el gobierno socialista está perdiendo en todas y cada una de estas batallas (/debates) en lo que a opinión pública se refiere. ¿De verdad alguien cree que los internautas no se van a dar cuenta de una disposición final que les atañe? ¿De verdad alguien cree que no se van a movilizar a través de las redes sociales? ¿Alguien de verdad cree que un comunicado puede competir contra cientos de blogs y comentarios? Si el Gobierno hubiese planteado un debate serio sobre el asunto la beligerancia de los internautas habría sido diferente (y la que les puede caer). Ahora la impresión que se tiene en la red es que se llama Ley Sinde, o Sindescargas, que la ha redactado el gobierno de EE.UU. y la industria de copias y que se ha eludido el debate incluyéndola en una disposición final que debe ser aprobada por una comisión de ocho diputados.
Hasta aquí el análisis comunicativo. Por lo que sé, por lo que pienso, por lo que se me ha comunicado y por lo que me he informado, mi conciencia me dicta estar en contra de la Disposición Final Segunda de la Ley de Economía Sostenible y así se lo he hecho constar a los siguientes diputados:

Si estáis en contra -o a favor- hacédselo saber.

¿Alguien puede rebatir algo de lo que explica Antonio Delgado en esta impresionante y clarificadora entrada de su blog?

Como diría cualquiera con dos dedos de frente, no está el horno para bollos. Y no será el tema decisivo en las próximas elecciones, pero sí puede restar ese voto joven que los partidos (y sobre todo el PSOE) quieren ganarse cuando se hacen un perfil en alguna red social. A los ojos de los internautas, sus representantes son unos analfabetos de la web 2.0 y la colaborativa.

2 comentarios:

ThaisBonilla dijo...

No me fío un pelo de los políticos en este tema (como en muchos otros). Pero aquí pagaremos el pato los usuarios por unos pocos que sustentan los intereses económicos. Y luego pretenden que nos creamos la política.

moledo dijo...

Yo pienso que debemos creérnoslas porque si no al final harán lo que quieran con nosotros. Además, como está demostrando esta situación, hay muchas maneras de influir en la política. Luego veremos qué pasa con esta disposición. Por ahora depende todo de CiU.