sábado, 23 de enero de 2010

La verdad sobre el caso Savolta. Un puzzle de la Barcelona de principios de siglo XX

Fue esa clase de novelas que catapultan a su autor. Eduardo Mendoza la escribió desde Nueva York y la entonces emergente sociedad democrática española supo reconocer su calidad. La verdad sobre el caso Savolta es una novela que confunde, intriga y sorprende, no sólo por su historia, sino también por cómo está contada, por su amplio abanico de géneros que se confunden y enriquecen entre sí, pasando de la declaración judicial al humor implícito, el estilo policíaco o la novela costumbrista.
La narración se concentra en la Barcelona de principios de siglo XX, en la que la tensión entre proletariado y empresarios cargaba el ambiente de una sociedad variopinta, perfecta para formar este puzzle en el que caben anarquistas, nobleza, idealistas, matones, cabareteros y hasta personajes de la realeza. Esa tensión entre “opresores” y “oprimidos” se canalizaba en una guerra sucia y a escondidas que no daba lugar a escrúpulos. Un joven muchacho de pueblo, Javier Miranda, se ve inmerso en esa guerra, convirtiéndose en una marioneta más del juego. Los macabros sucesos en los que se ve envuelto Miranda son un rompecabezas para el lector: quién mató a quién, por qué lo hizo, quién está implicado, cómo se hará justicia…
Describir el argumento de la novela sería, por tanto, un despropósito, pues significaría desvelar la imagen que esconde el puzzle, ¿y qué puede haber más interesante que descubrirlo poco a poco uno mismo? Yo lo disfruté con creces.

No hay comentarios: