domingo, 12 de julio de 2009

La tragedia del PP en Les Corts

Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, ha negado 126 veces su relación personal y la de su gobierno con la trama de corrupción del caso Gürtel. Después de todo lo publicado y del procedimiento judicial que continúa en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana todo apunta a que sus negativas fueron –salvando distancias y motivos– como las de San Pedro, es decir, mentiras por cobardía que profirió tanto dentro como fuera de Les Corts. Actualmente Francisco Camps intenta desesperadamente mantener esa imagen de hombre honesto que se había ganado en toda España, marcando diferencias con su antecesor, el cual, por cierto, se lo debe de estar pasando en grande con todo este embrollo, quizá hasta esté pensando “yo sí sabía hacer bien las cosas”.
El caso es que, por exigencias de la sala, el magistrado del TSJCV José Flors solamente está investigando un presunto delito de cohecho impropio pasivo, véanse los tres o cuatro trajes caros y regalados, sin embargo lo verdaderamente humillante para los valencianos es que contrataciones públicas que pagamos con nuestro dinero vayan sin que lo sepamos a empresas de “amiguitos del alma” del presidente y que éste nos mienta a diestro y siniestro. Entre sonrisas, manteniendo ese papel beatífico que le caracteriza, Camps afirmó en Les Corts que “no hay nada de nada, y de lo otro tampoco”, en el Foro ABC “claro que me pago mis trajes” y en el TSJ que los pagó con dinero en efectivo que le daba su mujer (¿doce mil euros?).
Pero las sonrisas tranquilizadoras sólo son para Canal 9. Cuando las cámaras se apagaban, en Les Corts el malestar del PP era evidente. Pleno tras pleno, su enfado con la oposición era cada vez mayor, hasta el punto de amenazar y romper los mínimos consensos políticos que existían. Así, mientras que Alfonso Ferrada, ex alcalde de Borriana por el PP, en 2008 se convirtió en senador en 30 horas, Leire Pajín tendrá que esperar como mínimo hasta octubre. Los valencianos que votaron al PSOE para el senado a día de hoy no tienen representación. Asimismo, en el último pleno celebrado el 25 de junio, amén de aprobar la ley de apoyo a la maternidad que apoya a todos menos a las mujeres, el PP copó los diez vocales para los consejos sociales de las universidades públicas de la Comunitat. Hasta la fecha lo normal era que PP y oposición pactaran los vocales, cinco de unos y cinco de otros. Esto se ha acabado y por lo que dejó caer en un desayuno con periodistas el portavoz del PP e imputado por cohecho Ricardo Costa, ya veremos qué pasa con la renovación de los cargos de las cajas de ahorros, las cuales no están precisamente en el mejor momento para ser campo de batalla político.
A causa de la tragedia política del PP, en la Comunidad Valenciana no se ha celebrado un pleno monográfico para debatir medidas contra la crisis simplemente porque la propuesta vino de la oposición y tres veces que lo pidieron, tres veces que lo tumbó la mayoría absoluta de Les Corts. Los debates parlamentarios son para reír o llorar, pues ni presentando la hipotética mejor propuesta de la historia de la democracia, PSOE, Comprimís o EU conseguirán que les escuchen o tomen nota de algo. El diálogo que propone el PP para volver a los consensos pasa por que la oposición se calle y no pregunte más por contratos ni amigos incómodos.
Foto de Levante-EMV cuando ocurrió esto. Ejemplifica a la perfección el actual panorama político valenciano.

No hay comentarios: