miércoles, 6 de mayo de 2009

Mostrar la dignidad

Esta tarde hemos sido testigos de la independencia más honrada y humanitaria de la que puede hacer gala un periodista. Gervasio Sánchez, fotoperiodista durante treinta años, nos ha ofrecido sus palabras cargadas de realismo y una crítica despiadada al poder y a nuestra profesión. En su conferencia titulaba La guerra no es un espectáculo ha recordado que "la única verdad de la guerra son las víctimas y cuanto más cerca estás de ella, más cerca lo estás de la verdad". Ha sido gratificante oírle hablar de sus principios a la hora de disparar su cámara fotográfica y ver cómo recuerda las historias que hay detrás de los rostros. Este hecho se evidencia con su proyecto Vidas Minadas, un auténtico ejemplo de periodismo de paz y de superación personal de las personas a las que Sánchez fotografió cuando una mina antipersona les robó partes de su cuerpo y de su alma.

Una de las personas a quien una mina antipersona casi mata (Vidas Minadas)

Al mostrarnos las vidas de los afectados por las minas diez años después, Sánchez nos ha reconocido que también le ha servido para cerrar ciclos vitales propios. La guerra tiene consecuencias durante muchos años y Gervasio Sánchez lo ha ejemplificado con nuestra propia guerra civil. Ha denunciado que aún existen familias que no han podido localizar a sus desaparecidos y que en las asociaciones de memoria histórica, por ejemplo, no se habla nunca del uso que se hizo en el bando republicano de niños asturianos para el frente con León en 1939.

La misma persona que arriba con su mujer diez años después (Vidas Minadas)

Sobre la espectacularización de la guerra en los medios, el fotoperiodista se ha lamentado de que haya "tanto mediocre" en los puestos de dirección y que se decida qué interesa sólo en función de la visión de occidente. Llegado a este punto ha comentado el otro "espectáculo dantesco" que es la cobertura desmedida de la Gripe A en los periódicos, mientras que de los 24.000 muertos diarios por el hambre, los 3.000 de la malaria o los 3.500 de la tuberculosis no tienen ni un mísero breve.
La humildad de Gervasio Sánchez es realmente admirable, acostumbrados como estamos al típico periodista Narciso que roza la misantropía. Ha comenzado alabando las buenas crónicas de información local, ya que tal y como ha dicho "para bien o para mal las crónicas en una guerra son más fáciles". Amén de su humildad, otra de las características que ha demostrado tener Gervasio Sánchez es la de ser un periodista con unos principios deontológicos y éticos muy claros: "existen muchas razones para no hacer una foto", ha dicho.
Asimismo nos ha regalado algunos consejos y citas de las que deberían marcarnos. Una de ellas ha sido de Kapuscinski, "a quien alguna gente cita y no debería hacerlo si no se le cae la cara de vergüenza". El frase que ha tomado del maestro polaco ha sido que "el periodista tiene que ser indeseable, inoportuno y certero en la impertinencia". Así es Gervasio Sánchez y hoy lo ha demostrado explicando que las armas de destrucción masiva son las armas ligeras, y la zona del mundo que más fabrica, vende y se enriquece con ellas es precisamente nuestra Unión Europea y, en especial, los cinco países que tienen veto en la ONU. España, por su parte, ocupa el puesto octavo en esta lista de la "mercadería de la muerte", tal y como la ha definido el fotoperiodista. "En el G20 de armas a España la invitaban seguro", ha ironizado.
Personalmente me ha emocionado oírle decir que no le gusta que le califiquen de periodista comprometido, porque "el periodismo es compromiso, son sinónimos". Ha dicho, además, que "fotografiar la muerte y la agonía es tan fácil que a veces da vergüenza hacerlo". Él destaca que con sus fotos pretende conseguir "mostrar la dignidad de las personas", lo cual en una guerra es mucho más difícil de conseguir, pues a todas las víctimas se la intentan arrebatar.
Reitero que ha sido una gozada escuchar y aprender de alguien que se ha hecho a sí mismo y ha conseguido mantenerse independiente y con unos valores éticos y profesionales dignos del mejor periodismo, además, lo he disfrutado con otros amigos. Su tono calmado pero certero y sin ambajes suele incomodar a quien tiene el poder (político o mediático), de modo que espero que mañana en la entrega de premios de la Unió de Periodistes Valencians sea tan crítico como lo fue en los Ortega y Gasset... "a quien le moleste que se joda".

Aquí os dejo algunas recomendaciones que ha hecho Gervasio Sánchez:
- Otra manera de contar, de John Berger y Jean Mohr
- Últimas noticias sobre el periodismo de Furio Colombo
- La revista Mundo Negro

1 comentario:

Julia dijo...

Me encanta Gervasio Sánchez. Su blog en soitu es increíble, además de todo su trabajo anterior.

Ya está corregido el error imperdonable en mi post. Mil gracias por prestarle atención.


Un saludo!