miércoles, 27 de mayo de 2009

Camps le copia a Zapatero la Defensa de la Sonrisa


No voy a entrar a valorar lo eficaz de esta "benévola" defensa contra adversidades y/o adversarios políticos, pero tanta ñoñería, aparte de falsa, empalaga. Poner la sonrisa autonómica mientras te están insultando o -peor- mientras entras al TSJCV para declarar como imputado por un supuesto delito de cohecho es, además, una falta de respeto a la inteligencia de los votantes.

domingo, 24 de mayo de 2009

Entrevista reportajeada a Carlos Laguna, independiente, comprometido y "dando caña"

En 1973, la habitación para correctores de galeradas del periódico Mediterráneo era un mugriento gallinero al cual se accedía por una escalera angosta de peldaños estrechos. El nuevo chaval de 19 años recién contratado como corrector no se quejó lo más mínimo, a pesar de ser un cuarto al que debía subir a pulso, pues le era imposible apoyar los bastones que utilizaba para moverse. “Incluso llegué a pensar que lo hicieron aposta para que yo no subiese”, recuerda Carlos Laguna, “subía y bajaba todos los días, hacía mi trabajo lo mejor que podía y al poco tiempo vieron que era una persona productiva y por propio convencimiento las cosas cambiaron”. Los responsables del periódico sólo tuvieron que pensar en lo que les ocurriría si aquel nuevo trabajador discapacitado se caía por las escaleras.
Si aquéllos no hubieran cambiado de estancia a los correctores, Carlos Laguna habría seguido subiendo y bajando cada día y más pronto que tarde seguro que les habría exigido aquello que es justo y lógico, ya que si algo ha caracterizado su vida es que se la ha pasado luchando. Así lo hace saber su voz 36 años después, firme y clara, enfatizando sílabas y palabras, seguro de sí mismo y de lo que cuenta, que es mucho y muy variado, ya que su carrera profesional incluye desde la gerencia de un club de fútbol hasta una legislatura como diputado autonómico. “Si de todo lo que he hecho en mi vida tuviera que elegir algo sería el periodismo”, asegura no sin cierta nostalgia desde su escritorio en FSC Inserta, la asociación para el empleo y la formación de personas con discapacidad perteneciente a la Fundación ONCE. Y es que desde 1999 Carlos Laguna se ha comprometido con el sector de la discapacidad, acumulando varias presidencias y vicepresidencias en distintas asociaciones, aunque sin abandonar del todo el mundo del periodismo al que accedió por un amigo.
Seguir leyendo...

Semanas de luto

En lo que se refiere a lo importante en la vida llevamos dos semanas de luto. La poesía más popular ha perdido a dos de sus referentes: Mario Benedetti y Antonio Vega.


Recuerdo que el primer libro de poesía que me regalaron fue el de Memoria y esperanza. Un mensaje a los jóvenes, con versos cargados de compromiso y justicia social que Benedetti dedicó a chavales que, como yo, con 17 años, nos desperezábamos de la infancia sin saber que otros ni siquiera la habían tenido.
Dejo aquí un poema que no pertenece a aquel libro, pero que forma parte de mi vida, mi memoria y mi esperanza.

Hagamos un trato

Compañera,
usted sabe
que puede contar conmigo,
no hasta dos o hasta diez
sino contar conmigo.

Si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles
ni piense, que delirio;
a pesar de la veta,
o tal vez porque existe,
usted puede contar
conmigo.

Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense, que flojera,
igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar con usted,
es tan lindo
saber que usted existe,
uno se siente vivo;
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos,
aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda
presurosa en mi auxilio,
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.


En un mundo descomunal, él sentía su fragilidad. Nosotros también, y ahora sentimos su ausencia.
Aquí os dejo con el homenaje que le hicieron en No disparen al pianista, gracias a Tur por el aviso y a Bizentte por su trabajo, gracias al cual tenemos disponibles este homenaje y un concierto.



domingo, 17 de mayo de 2009

"Homenaje a Cataluña". Detalles que hacen pensar

Se suele decir que la última guerra romántica tuvo lugar en España de 1936 a 1939. Aquella contienda movilizó a miles de personas de todo el mundo dispuestas a luchar contra el fascismo. ¿Por qué? Para el escritor y periodista británico George Orwell “por honradez” . Mucho se ha escrito sobre aquella guerra cainita, pero pocos documentos de la época han sido tan leídos como el relato de Orwell Homenaje a Cataluña (1938), en el que cuenta su paso por España de diciembre de 1936 a junio de 1937 y reflexiona sobre todo lo que sintió durante aquellos meses de guerra civil e ideológica dentro y fuera de la trinchera.
George Orwell, cuyo nombre real era Eric Arthur Blair, llega a España con la intención de sobrevivir como periodista enviando artículos y luchar contra los reaccionarios. Ante el planteamiento (aún vigente) de que fue una “Guerra por la democracia”, Orwell afirma con rotundidad que eran “simples patrañas”, pues como explica el autor no sólo era una guerra civil, sino también una revolución. Orwell percibe esa revolución al comprobar que en la Barcelona de 1936 los obreros deciden, la industria está colectivizada y los campos pertenecen a los campesinos. La emoción que el autor siente entonces es evidente: en Barcelona “había fe en el futuro”.
Por esa fe decide marcharse al frente de Aragón con una milicia del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), formación que le marcará profundamente. George Orwell nos muestra una guerra de trincheras aburrida a la que compara con el trabajo de un oficinista, tal es su hastío. De hecho, en España sintió que su actuación fue “inútil”, pero con la perspectiva temporal que tuvo al escribir Homenaje a Cataluña (que no fue mucha, por otra parte) aquella etapa de su vida se tornó de gran importancia para él, hasta el punto de asegurar que le hizo “tener más fe en la honradez de los seres humanos”, es decir, se reafirma en lo que le movió a arriesgar su vida.
Orwell salva la vida por milímetros tras sufrir un disparo en el cuello. Su paso por el hospital y su retorno a Barcelona le permiten explicar una de las aristas menos atendidas en la Guerra Civil Española: los conflictos de mayo de 1937 en la capital condal. El autor denuncia una campaña orquestada por el gobierno de la Generalitat en manos de los comunistas del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) para acabar con los anarquistas y el POUM, en el que Orwell no milita, pero sí simpatiza y defiende. Orwell explica con sencillez la razón por la que en un mismo bando dos facciones comienzan a agredirse: los comunistas (estalinistas), dirigidos por la URSS, en coalición con la pequeña burguesía, pretendían dejar a un lado los ideales revolucionarios y centrarse en ganar la guerra contra el fascismo, y los anarquistas y poumistas (trostkistas) querían llevar la revolución proletaria hasta el final. El gobierno ilegaliza el POUM por trostkifascista y Orwell debe huir para no ser encarcelado.
El autor reserva buena parte de su relato para desmontar las tesis que se impusieron sobre la supuesta coalición del POUM y los anarquistas con Franco y Hitler para derrocar al gobierno republicano, lo cual era irrisorio dado que aquéllos estaban en el frente como todos los demás. Es reseñable la honradez de la que hace gala Orwell al reconocer su partidismo y pedirnos a los lectores que lo tengamos en cuenta junto con sus posibles errores, pues “todo el mundo escribe desde una posición”, y nos insta a tener cuidado cuando leamos otros libros sobre esta guerra civil. Este consejo es propio de un buen periodista, del que sabe que periodismo es hacer política, ya que se informa sobre unos valores y una ética que no son siempre los mismos. Por esta razón, y por la reciente sobreabundancia de libros revisionistas, es conveniente no olvidar estas palabras de Orwell.
Uno de los errores que tuvo el autor al concebir la obra y que en su segunda edición corrigió fue que en medio de su relato le dedicaba dos capítulos enteros a explicar la situación política barcelonense y toda la manipulación de la prensa. Fue un acierto convertir estos dos capítulos en dos apéndices donde se aclara todo aquello que, por no ser este un reportaje al uso, queda bastante complejo para quien no tenga unos conocimientos previos sobre esta guerra. Además, durante la narración, exceptuando esos dos capítulos, Orwell consigue aunar política y literatura, lo cual fue un verdadero logro en su época, ya que mediante efectos propios de la redacción de ficción nos transmite una realidad que si bien no fue de las más cruentas de la guerra, sí permite hacernos una idea de lo que suponía para quien luchaba en ella.
Una de las principales características de Homenaje a Cataluña es la técnica de Orwell de describir minuciosamente lo que podríamos denominar “fotografías” de su memoria que, pese a su aparente trivialidad, le hacen reflexionar posteriormente y le otorga un gran valor añadido a la narración. La imagen de un tren de heridos que se cruza con otro de soldados italianos felices por ir al frente; la mano tendida de un oficial comunista que sabe que Orwell es cercano al ilegalizado POUM; la apariencia de obrero que se impuso para entrar en Barcelona y la de burgués para poder escapar… Sin duda lo más bello de esta obra, sus detalles, la acción y la posterior reflexión. Gracias a esto Orwell suple una de las carencias de la obra: su extremado personalismo. Es cierto que es un relato personal y que su español nunca fue bueno, pero aquello que opinan los demás, aquello que le cuentan, no es incompatible con sus pensamientos, sino más enriquecedor para los lectores, quienes así podrían conocer, por ejemplo, cuáles eran las razones de su mujer para acompañarlo hasta España.
Eric Arthur Blair era antiimperialista, antifascista y antiestalinista, tal y como demostró con el POUM en España; George Orwell también. Así lo demuestra en Homenaje a Cataluña, y en sus otras dos obras maestras Rebelión en la granja (1945) y 1984 (1949), donde aparece implícito todo lo que marcó a Blair en Cataluña: la manipulación de la realidad por parte de los estalinistas, las personas desaparecidas (como Andreu Nin, líder del POUM) o la impunidad de los que controlan y juzgan al pueblo sin leyes consensuadas. Ante todo esto una opción, la suya, la de tener fe en la honradez del hombre.
Foto: Orwell (el más alto) y su mujer en el frente del Ebro
Lee aquí Homenaje a Cataluña

Exigencia democrática y de justicia

3.500 personas según la policía y 7.000 ó 10.000 según los organizadores. Da igual, porque fuéramos los que fuésemos, la manifestación por la aplicación de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de Dependencia representaba no sólo a los dependientes de ahora, sino también a los de mañana, entre los que se pueden encontrar algunas de las personas que no están trabajando por que se otorguen las ayudas.
Es una ley para todos. Nadie puede llamarse a sí mismo persona si le parece mal ayudar a quien más lo necesita. Es un drama y una vergüenza democrática que nuestros políticos no prioricen la calidad de vida de sus conciudadanos y dediquen sus esfuerzos a inyectar liquidez a los bancos o a defenderse de hechos y cohechos que les perjudican políticamente.
Fue un acto emotivo, pacífico y reivindicativo y estoy seguro de que se volverá a repetir si la situación en la Comunidad Valenciana no mejora (somos los penúltimos de España en conceder estos derechos), pues como se recordó ayer los discapacitados siempre conseguimos vencer los obstáculos y si nuestros representantes políticos se convierten en un obstáculo, también los acabaremos sorteando.

Foto de la marcha naranja por el cumplimiento de la Ley de la Dependencia a su paso por el Ayuntamiento de Valencia..

sábado, 16 de mayo de 2009

Desde Les Corts (4). Entre diputados e imputados

En Les Corts Valencianes estamos viviendo unas semanas de frenesí que no tienen nada que ver con la placidez parlamentaria del PP de mayorías absolutas de hace unos meses (suerte la mía de estar aprendiendo tanto justo en el momento adecuado). Siguen teniendo la sartén cogida por el mango pero ahora el aceite hirviendo está salpicando y no es tan agradable -para ellos- hacer política. Dos semanas después de que Camps dijera que tenía unas ganas "locas, locas" de poder explicar lo de su presunto amigo El Bigotes (aunque su abogado le quisiera negar el capricho), el deseo del president se ha hecho realidad por fin y el próximo martes comparecerá junto a Ricardo Costa en el TSJCV. La alegría en ambos es manifiesta.
Lo que algunos diputados y periodistas comentan en los pasillos del parlamento valenciano es la inusitada rapidez de la citación, de jueves a martes, y los más escépticos creen que esto ha sucedido así para que se archive el caso cuanto antes. Incluso los hay que se aventuran a dar fechas y sugieren el jueves como el día en el que el TSJCV (recordemos quién está al frente) archivará el caso y, así, el inicio oficial de la campaña electoral para las elecciones europeas empezará con buen pie para aquellos que las toman como plebiscito al presidente Zapatero.
Esperemos que, como se suele decir, sea un juicio justo, para lo cual tiene que serlo tanto para los imputados, como para el resto de valencianos.


domingo, 10 de mayo de 2009

Violencia gratuita de nuevo en El País

Da verdadero asco que un periódico que se considera de referencia como El País nos ofrezca otra vez violencia gratuita en su página web ("¡Qué pena que en el papel no se puedan colgar vídeos!", estarán pensando los descerebrados que toman las decisiones). Por supuesto, hablo del vídeo de seguridad del metro de Madrid en el que se ve cómo un malnacido acuchilla a Carlos Palomino y digo "otra vez", porque desde El País ya nos mostraron cómo ahorcaban a Sadam Hussein que se ahogaba por orden del nuevo estado libre de Irak mientras se reían de él.
¿Qué aportan estos vídeos aparte de morbo y miedo? Absolutamente nada. Es, por decirlo pronto y mal, pura mierda periodística de la que devalúa esta noble profesión. ¿El tan citado libro de estilo de El País no dice nada al respecto? Conseguirán muchas visitas al vídeo, sí, pero no se han parado en las consecuencias que puede tener en la audiencia (principalmente el odio y el miedo), ni en las contradicciones que para el propio medio supone, ¿o acaso no hay una colorida manita que respalda la candidatura de Madrid 2016? Fachada, todo fachada.

TVE emitió el vídeo en sus informativos -mal hecho-, pero censuró la parte violenta en la que alguien clava la navaja a otro alguien.

Por cierto, ¿alguien recuerda lo famosísimo que se hizo otro malnacido por pegarle una patada a una chica inmigrante? ¿Os imagináis cuánto cobró el imbécil aquel por cada entrevista que le hizo la no-prensa? El País y otros muchos medios también emitieron hasta la saciedad aquel vídeo. ¿De verdad queremos esto?

Dependientes al límite, Manifestación el día 16 de mayo por el justo cumplimiento de la Ley de la Dependencia

Anoche Informe Semanal le puso cara y voz a un fracaso del Estado del Bienestar, un hecho intolerable y vergonzoso que se evidencia especialmente en comunidades autónomas como es la valenciana, que siempre se erige como ejemplo de la peor gestión de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.
Siento no poder colgar el reportaje, pero lo podéis encontrar en el minuto 20:30 de este vídeo.

MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE LA LEY DE LA DEPENDENCIA:
SÁBADO 16 DE MAYO A LAS 18 HORAS.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Mostrar la dignidad

Esta tarde hemos sido testigos de la independencia más honrada y humanitaria de la que puede hacer gala un periodista. Gervasio Sánchez, fotoperiodista durante treinta años, nos ha ofrecido sus palabras cargadas de realismo y una crítica despiadada al poder y a nuestra profesión. En su conferencia titulaba La guerra no es un espectáculo ha recordado que "la única verdad de la guerra son las víctimas y cuanto más cerca estás de ella, más cerca lo estás de la verdad". Ha sido gratificante oírle hablar de sus principios a la hora de disparar su cámara fotográfica y ver cómo recuerda las historias que hay detrás de los rostros. Este hecho se evidencia con su proyecto Vidas Minadas, un auténtico ejemplo de periodismo de paz y de superación personal de las personas a las que Sánchez fotografió cuando una mina antipersona les robó partes de su cuerpo y de su alma.

Una de las personas a quien una mina antipersona casi mata (Vidas Minadas)

Al mostrarnos las vidas de los afectados por las minas diez años después, Sánchez nos ha reconocido que también le ha servido para cerrar ciclos vitales propios. La guerra tiene consecuencias durante muchos años y Gervasio Sánchez lo ha ejemplificado con nuestra propia guerra civil. Ha denunciado que aún existen familias que no han podido localizar a sus desaparecidos y que en las asociaciones de memoria histórica, por ejemplo, no se habla nunca del uso que se hizo en el bando republicano de niños asturianos para el frente con León en 1939.

La misma persona que arriba con su mujer diez años después (Vidas Minadas)

Sobre la espectacularización de la guerra en los medios, el fotoperiodista se ha lamentado de que haya "tanto mediocre" en los puestos de dirección y que se decida qué interesa sólo en función de la visión de occidente. Llegado a este punto ha comentado el otro "espectáculo dantesco" que es la cobertura desmedida de la Gripe A en los periódicos, mientras que de los 24.000 muertos diarios por el hambre, los 3.000 de la malaria o los 3.500 de la tuberculosis no tienen ni un mísero breve.
La humildad de Gervasio Sánchez es realmente admirable, acostumbrados como estamos al típico periodista Narciso que roza la misantropía. Ha comenzado alabando las buenas crónicas de información local, ya que tal y como ha dicho "para bien o para mal las crónicas en una guerra son más fáciles". Amén de su humildad, otra de las características que ha demostrado tener Gervasio Sánchez es la de ser un periodista con unos principios deontológicos y éticos muy claros: "existen muchas razones para no hacer una foto", ha dicho.
Asimismo nos ha regalado algunos consejos y citas de las que deberían marcarnos. Una de ellas ha sido de Kapuscinski, "a quien alguna gente cita y no debería hacerlo si no se le cae la cara de vergüenza". El frase que ha tomado del maestro polaco ha sido que "el periodista tiene que ser indeseable, inoportuno y certero en la impertinencia". Así es Gervasio Sánchez y hoy lo ha demostrado explicando que las armas de destrucción masiva son las armas ligeras, y la zona del mundo que más fabrica, vende y se enriquece con ellas es precisamente nuestra Unión Europea y, en especial, los cinco países que tienen veto en la ONU. España, por su parte, ocupa el puesto octavo en esta lista de la "mercadería de la muerte", tal y como la ha definido el fotoperiodista. "En el G20 de armas a España la invitaban seguro", ha ironizado.
Personalmente me ha emocionado oírle decir que no le gusta que le califiquen de periodista comprometido, porque "el periodismo es compromiso, son sinónimos". Ha dicho, además, que "fotografiar la muerte y la agonía es tan fácil que a veces da vergüenza hacerlo". Él destaca que con sus fotos pretende conseguir "mostrar la dignidad de las personas", lo cual en una guerra es mucho más difícil de conseguir, pues a todas las víctimas se la intentan arrebatar.
Reitero que ha sido una gozada escuchar y aprender de alguien que se ha hecho a sí mismo y ha conseguido mantenerse independiente y con unos valores éticos y profesionales dignos del mejor periodismo, además, lo he disfrutado con otros amigos. Su tono calmado pero certero y sin ambajes suele incomodar a quien tiene el poder (político o mediático), de modo que espero que mañana en la entrega de premios de la Unió de Periodistes Valencians sea tan crítico como lo fue en los Ortega y Gasset... "a quien le moleste que se joda".

Aquí os dejo algunas recomendaciones que ha hecho Gervasio Sánchez:
- Otra manera de contar, de John Berger y Jean Mohr
- Últimas noticias sobre el periodismo de Furio Colombo
- La revista Mundo Negro

domingo, 3 de mayo de 2009

Debate de los estudiantes de periodismo sobre su futura profesión

Hoy, 3 de mayo, día internacional de la libertad de prensa es un buen momento para reflexionar y escribir sobre el periodismo.
Los pasados 29 y 30 de abril, la Universidad Miguel Hernández de Elche celebró las IV Jornadas Internacionales de Periodismo, cuyo título era Reinventar los medios locales. Como bien se suele decir, tuve el honor/la responsabilidad de participar como ponente en una mesa-debate con otros tres estudiantes de periodismo: Helena Ledesma de la Universidad Autónoma de Barcelona; Asunción Madrid, de la Universidad de Murcia, y Félix Arias, de la misma UMH. Tras nuestras intervenciones, muchos compañeros se lanzaron a preguntar y opinar sobre todo aquello que habíamos tratado, pues nos concierne y, sobre todo, nos importa. La crónica del debate que se formó la encontraréis aquí. A propósito del enlace, uno de los detalles que más me han gustado de los organizadores de estas jornadas ha sido su total apuesta por la web2.0 para informar sobre las jornadas.
Puesto que no sería justo explicar aquello que aportaron Helena, Asunción y Félix, sí me gustaría destacar que todos coincidimos en la necesidad de formar periodistas especializados en un mercado que respete unas mínimas condiciones laborales. A continuación plasmaré algunas de las ideas que espero haber transmitido.

Crisis del periodismo
El periodista del mañana, al igual que hoy, deberá ser crítico, honesto, responsable y comprometido. Lo que nos dará un "valor añadido" es que podamos interpretar o comunicar con mayor profundidad. Si alguien compra el diario en el futuro (que, pese a lo que digan muchos sí sobrevivirá tras su necesaria transformación) lo hará para buscar una crónica política o un reportaje que le interprete aquello de lo que ya sabe por otros medios. Del mismo modo, si alguien ve un vídeo lo que espera es un buen montaje, buenos efectos, imágenes y sonido. ¿Cómo entonces podremos hacerlo si ahora lo que se lleva es el periodista multimedia/multidisciplinar/autosuficiente? Es imposible pedirle calidad a alguien que tiene que redactar un texto para la web y el diario, montar un vídeo, sacar las fotos, colgar ambas cosas, retocarlas... Lo ideal para poder interpretar o comunicar de la mejor forma posible es especializarse en un campo informativo y/o mediático, amén de la cultura general que se ha de tener de temas y formatos.

El papel de las universidades
No voy a ponerme a criticar a la licenciatura de periodismo de la UV porque no quiero alargarme, pero sí lo que creo que debería ser la carrera de periodismo. En mi opinión debería estar dividida en dos bloques: el primero que ofreciera variedad de conocimientos y formas de comunicar (un poco de sociología, un poco de televisión, un poco de economía, algo de radio...), y el segundo, cuando el estudiante ya se ha dado cuenta de lo que le llena y en lo que es bueno, un bloque de especialización en el medio y en los ámbitos informativos en los que quiere trabajar. Actualmente, si le preguntas a algún estudiante de periodismo de la UV que te diga dos carencias principales de su carrera (lo siento, no he podido evitarlo) contestará que faltan prácticas y las asignaturas se repiten año tras año, causándonos desespero a muchos. En la UV los estudiantes de periodismo no sabemos absolutamente nada sobre la radio, los contactos con la tele son esporádicos y nos obligan a preguntar cómo se hace un balance de blancos de un año para otro y sesiones escribiendo noticias sólo las hemos tenido dos horas por semanas durante el segundo cuatrimestre del primer curso. Crónicas hemos escrito dos o tres en todo lo que llevamos en la universidad (nos queda quinto). En resumen, la carrera universitaria de periodismo debe ofrecer variedad de conocimientos y medios de comunicación, más prácticas y una mayor especialización.

Plan Bolonia
Sobre cómo afecta a la periodismo lo comentaré cuando la ANECA acepte la propuesta de plan de estudios de la UV que, por lo que me han contado compañeros metidos en asambleas y reuniones, peca de ser un refrito de lo que existe ahora con algunos aciertos y desatinos. Los puntos positivos serían la obligatoriedad del inglés (aunque sólo con una asignatura) y la de las prácticas externas. En lo concreto, por lo que sé, hay algunas asignaturas que ilógicamente antes eran optativas, pero que son imprescindibles para tener una visión global de las salidas profesionales como son gabinetes de comunicación o agencias de información. Los fallos, amén del refrito en sí, es que se reduce a una asignatura el periodismo digital (¡como si fuera simple!), las prácticas siguen siendo pocas, pero lo más desafortunado es que se han cargado la optatividad dejándola sólo para cuarto curso, y así, ¿cómo nos vamos a especializar? Pues pagando un máster. Esperemos que, como ha dicho el Gobierno, tengan precios públicos y las becas hagan su aparición. Por último, y dado que con Bolonia se deberá asistir a clase sí o sí, no quiero cerrar este epígrafe sin añadir que no sólo en las aulas se aprende, saltarse la clase para alargar una charla con los amigos en la cafetería puede aportar mil veces más que cualquier cita de Randal.

Por último, me gustaría concluir de la misma manera que hicimos todos el pasado miércoles: toda esta crisis de los medios pasará. Un estudiante preguntó si las facultades de periodismo eran actualmente fábricas de parados. Tal y como están concebidas y en el momento en el que nos encontramos sí, pero recordemos cómo estaban hace sólo unos años nuestros compañeros de arquitectura y cómo están ahora. Cuando se produzca la reconversión del periodismo en la universidad y en los medios todo se normalizará. Yo espero vivirlo.




PEQUEÑO PERO INTERESANTE ANUNCIO:
  1. Martes 5, a las 17 horas, en el salón de actos de la Facultad de Filología de la UV, pase y debate a raíz de la película Gomorra, basada en la investigación de Roberto Saviano. El periodista Joan M. Oleaque moderará el debate.
  2. Miércoles 6, a las 11 horas, en el Saló de Graus de la Facultad de Filología de la UV, conferencia: "periodisme valencià: passat i la incertesa del futur" a cargo del periodista J.J. Pérez Benlloch y Josep Torrent. Moderará Ximo Clemente, presidente de la Unió de Periodistes Valencians.
  3. Miércoles 6, a las 18 horas, en el salón de actos de la Facultad de Filología de la UV, el fotoperiodista Gervasio Sánchez ofrecerá una conferencia y proyectará parte de su trabajo. Presentación y moderación a cargo de Josep Lluis Gómez Mompart.
Estoas interesantísimos actos están motivados por los Premis Llibertad d'Expresió que otorga la UPV y que este año premian a Roberto Saviano, Gervasio Sánchez y a J.J. Pérez Benlloch.