viernes, 5 de diciembre de 2008

Informaciones sin actualidad sobre la discapacidad

Ayer se celebró el día europeo de la discapacidad (muy pronto subiré aquí el reportaje que Fernando Blasco y yo presentamos en la ONCE) y me gustaría destacar y comentar dos informaciones publicadas en los últimos días. Especifico "informaciones" porque son realidades que salen a la luz, que conocíamos (o no), pero que no tienen un ápice de actualidad, más bien de todo lo contrario.
Comenzaré por África. Me enteré a través del estupendo programa de Pablo Morán, Punto de Fuga, de la situación de los albinos en África que, días más tarde publicó El País.

"Nada más nacer, ya son rechazados. Generalmente por sus
padres, que los abandonan, a ellos y a sus madres, a las que se culpa de la condición. Tienen dificultades en la escuela para ver la pizarra. Profesores y compañeros los discriminan e insultan. Encontrar trabajo es difícil, se les margina. Sufren problemas ópticos y el sol africano, inclemente, les provoca ulceraciones y quemaduras. Muchos mueren jóvenes, de cáncer en la piel. No es fácil ser albino en la gran mayoría de los países africanos, en muchos de los cuales, especialmente en las zonas rurales, se explica su falta de pigmentación por una maldición cernida sobre la familia.
En zonas pesqueras y mineras de Tanzania, donde la pobreza se conjuga con la superstición, ya no se trata de marginación, sino de asesinato. 20 personas con albinismo fueron asesinadas y mutiladas en el pasado año. Corre la creencia de que pócimas confeccionadas por brujos con extremidades de albinos propician el hacerse rico." (Si quieres seguir leyendo el reportaje pincha aquí)
África tiene mucha cultura y tradiciones que proteger y preservar, pero ante ataques a los Derechos Humanos Universales NO debemos aceptar relativismos ni pasividad ante éstos. Hay que procurar que NO florezcan los gérmenes de lo que seguramente -y no lo sé a ciencia cierta- fue una tradición minoritaria, pero que ante la perspectiva de negocio para los sicarios de los albinos en África se ha extendido, sobre todo en países como Tanzania, donde el mismo presidente ha tomado cartas en el asunto y se ha nombrado a una parlamentaria albina para que se encargue que erradicar este exterminio.
Conocía de otras tradiciones sin sentido como la de abandonar a los niños ciegos en Madagascar, por considerarlos una desgracia a la familia, un castigo divino por algo que hicieron mal. En el "Norte" luchamos por que algún día adapten por fin todos los semáforos para los ciegos y en el "Sur" se lucha simplemente por sobrevivir.
Todo avance por la igualdad de oportunidades es bueno, pero también deberíamos empezar a pensar más en los que están más allá de nuestras fronteras y ayudarles en lo que podamos. Una internacionalización del sentimiento de personas con discapacidad nos ayudaría a todos, seríamos más fuertes y los resultados serían mejores y más justos.
La otra noticia me lleva a uno de los países más machistas del mundo, El Vaticano (¿en qué otros lugares el acceso a los puestos de poder está tan restringido a las mujeres?). Por lo visto y oído, no aceptaron firmar la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en el que incluso participaron en la redacción de su documento base, porque:
"Según explicó el observador permanente de la Santa Sede ante la ONU, monseñor Celestino Migliore, el problema reside en los artículos 23 y 25. En el primero, se reconocen los derechos de personas con discapacidad a la planificación familiar, a la "educación reproductiva" y a "los medios necesarios para ejercitar esos derechos", mientras que el 25 garantiza el acceso de los discapacitados a todos los servicios sanitarios, "incluidos los de la salud sexual y reproductora".
Para Migliore, no es admisible la expresión "salud sexual y reproductora" ya que en algunos países los servicios sanitarios comprenden al aborto, que niega el derecho a la vida del artículo 10 de la misma Convención. Migliore quiso dejar claro que "la protección de los derechos, de la dignidad y de los valores de las personas con discapacidad es una de las principales preocupaciones de la Santa Sede", razón por la cual
participaron en la redacción del documento. Pero añadió que "era trágico que una imperfección del feto pudiera ser una condición para practicar un aborto", lo cual entraría en contradicción con la propia Convención, porque se negaría "el derecho a la vida de las personas con discapacidad que todavía no han nacido".
" (la noticia aquí)
Ante esto he de decir que se están mezclando dos cosas diferentes. Como ya sabemos (no es actual) El Vaticano no acepta ni despenalizar la homosexualidad, ni el aborto, por tanto veo coherente que no firme. No estoy de acuerdo con ello, pero allá ellos con sus conciencias. Lo que no se puede consentir es que utilicen el argumento de negarle la vida a un discapacitado para su discurso antiabortista que, como digo, no comparto. En cambio, si una mujer, o una pareja, quiere(n) tener un hijo pero al ver que va a nacer con alguna discapacidad deciden abortar y probar de nuevo yo, al menos, no lo veo ético.
Derecho a decidir de las mujeres, sí, siempre. Discriminación de fetos por su discapacidad es admitir que se querría más a un hijo "normal" que a uno "diferente".

2 comentarios:

EL QUEJICA dijo...

Hola de nuevo:

¿En este último párrafo estas diciendo que no ves ético que si el hijo que va a nacer es discapacitado, la mujer decida abortar?
Pero en cambio si el hijo es sano, pero ella no lo quiere por cualquier razón: económico, social, familiar... Puede abortar. Es su derecho como mujer.
Si el feto es discapacitado y ella no lo quiere por cualquier otra razón, no necesariamente su discapacidad. ¿Puede abortar?

¿Qué razón etica permite abortar a unos y a otros no? ¿El dios de la genética?

Un saludo

Salva

moledo dijo...

Hola, Quejica, casi te esperaba:
Me costó mucho escribir el último párrafo... mucho, mucho, porque me dio por pensar y darle muchas vueltas, eso está bien ¿no?
Primero he de decir que hoy ya volvía a mi blog con ganas de añadir más explicación a mis últimas palabras, así que aprovecharé para argumentar en forma de comentario.
Antes de empezar, creo que no soy quien para opinar sobre el aborto con tantos fundamentos como podría tener cualquier mujer. A diferencia de la utanasia (la cual sí me puede tocar de cerca), el aborto es cosa de las mujeres y son ellas las que deben decidir.
El supuesto que explicaba era que una mujer QUISIERA TENER UN HIJO y por el hecho de ver que iba a nacer con, por ejemplo, Síndrome de Down abortara. No veo ésta una razón de peso para abortar, igual que me parecería poco ético que una mujer quisiera tener un hijo y al tocarle chica abortara.
No querer tener un hijo por razones económicas, sociales, familiares, sentimentales, psicológicas o porque no se quiere son perfectamente legítimas, pero, como digo, al menos para mí, abortar por el rechazo a la futura discapacidad me parece una razón poco ética y propia de quien discrimina a los que considera "diferentes".
Gracias.