viernes, 28 de noviembre de 2008

Presentación del reportaje-documental "Sin Barreras Para todos"

Y, por fin, aquello en lo que hemos puesto tantas ganas, trabajo e ilusión se va a conocer. La experiencia de grabarlo y, sobre todo, de sentirlo en primera persona sigue siendo de lo mejor del año. Sin duda, una experiencia gratificante y emocionante. La tarea tan grata de trasmitir en un reportaje todo lo que vimos y vivimos en Dublín el verano pasado ha sido, a la vez, un reto y una gran responsabilidad para con, no sólo quien nos lo encargó, sino también todos aquellos que confiaron en nosotros y "se dejaron grabar". Ojalá este reportaje-documental sirva para que el proyecto que muestra continúe adelante y otros muchos -cada vez más- lo pasen igual de bien que los que nos conocimos en tierras irlandesas y se sientan tan unidos como nosotros después de tantas Guinness y tantas otras gaitas.


PRESENTACIÓN DEL REPORTAJE-DOCUMENTAL
“SIN BARRERAS PARA TODOS”

Esta obra es el resultado de una experiencia inolvidable para muchos. En el verano de 2008, un grupo de personas con discapacidad y voluntarios hicieron las maletas y, durante tres semanas, estudiaron inglés y disfrutaron en Dublín. Este proyecto pionero persigue la integración total de las personas con discapacidad en un ambiente internacional, sin necesidad de enfrentarse a barreras arquitectónicas y mentales, reivindicando la igualdad de oportunidades.
El reportaje-documental muestra que la integración sí es posible.

3 de diciembre a las 19:30 en la Delegación Territorial de la ONCE de la Comunidad Valenciana, Gran Vía Ramón y Cajal, 13, Valencia.

“Sin Barreras Para Todos” de Fernando Blasco Navarro y Alejandro Moledo del Río

Proyecto para la Integración de Personas con Discapacidad en la Formación de Idiomas en el Extranjero de Viajar y Estudiar – Cocemfe CV

¡Anímate, ven y apuesta por la integración!


viernes, 21 de noviembre de 2008

La guerra en el Congo en imágenes

Hay un blog de los que tenéis en la lista de páginas recomendadas que me tiene muy atento a lo que publica dada la gran calidad de su contenido. Hablo de The Big Picture, de los que he ojeado, para mí es el mejor blog fotográfico (no sabría especificar si más periodístico que artístico o viceversa, porque el buen periodismo tiene mucho de arte), que ofrece unas imágenes de muy buena resolución sobre los puntos informativos más relevantes de la actualidad internacional.
Hoy han colgado 39 fotografías sobre el encrudecimiento de la crisis de la República Democrática del Congo que parece haber llegado a un paréntesis que esperemos sea punto final, por lo que hoy toca, la ONU quiere tomar más relevancia en la zona.
Os animo a que, si os gusta la fotografía y en especial la periodística, sigáis muy de cerca este blog.
Para ver el post sobre la situación de los refugiados en el Congo pincha aquí.
A continuación os añado las que más me han impactado. Como la calidad de las fotos es más de la que Blogger puede soportar, para verlas en su tamaño óptimo clicad sobre ellas.



A Congolese child carries two boxes of high nutrition cookies inside the courtyard of the Mercy Corps clinic where the UNICEF and the IMC (International Medical Corps) distributed the cookies, mostly to Internally Displaced People (IDPs) living in a camp in Kibati about 10 kilometers (6.21 miles) north of the provincial capital of Goma, on November 4, 2008. (WALTER ASTRADA/AFP/Getty Images)

A boy looks on at the Mugunga displaced people camp, November 12, 2008 in the outskirts of the town of Goma, DR Congo. The head of UN peacekeeping has asked the UN security Council for more than 3000 extra troops to be deployed to the eastern region of DR Congo. The request is an attempt to protect civillians from the violence of rebel forces and the Congolese Army. (Uriel Sinai/Getty Images).

Pregnant women are reflected in a puddle as they stand in line to receive birth kits from a local NGO at a camp for Internally Displaced People (IDPs) in Kibati, on November 12, 2008. With a "schizophrenic" mandate and a lack of troops and logistics, UN peacekeepers in Democratic Republic of Congo are being accused of being powerless and ineffective. (YASUYOSHI CHIBA/AFP/Getty Images).

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Cuando los políticos dejan de serlo para decir lo que piensan

Seis cosas sin importancia que me hacen feliz

Como me ha llegado un même de Tur con este título y creo que aunque sean un poco insulsos los temas son una buena manera para conocernos unos y otros. Aquí os "confieso" las seis cosas sin importancia que me hacen feliz:
  1. Con permiso de quien me ha pasado la pelota le voy a copiar lo de pasear por el casco antiguo de una ciudad y tomarme una cerveza (lo de la tapa estaría muy bien también), por supuesto, con buena compañía.
  2. Dormir una larga siesta, sobre todo en invierno, y si es bien acompañado aún mejor.
  3. Tumbarme en un césped mullido y que no manche como el que hay, por ejemplo, en Inglaterra, Escocia o Irlanda.
  4. Ir a un buen concierto de música.
  5. Hablar de lo divino y lo humano con amigos en vivo y en directo y sin tener "hora de cierre" para terminar la conversación.
  6. Que un libro, una película o algún artículo en la prensa, radio, internet o televisión me emocione y me haga pensar.
Y ahora, le paso el même a seis personas: Luis (con quien seguro coincidiré en alguna/s), Ana (from Toronto), David, Sara, Mairena y Ana (recién conocido su blog). Estas seis personas, si les apetece, descubrirán sus seis cosas sin importancia que les hacen felices y le pasarán el même a otras seis. Y así, así.

El propósito de nuestra televisión pública

Tengo tres amigos que hace poco que han comenzado sus prácticas de periodismo en Canal 9. Me cuentan que por doquier se encuentran pegatinas subversivas pidiendo una televisión pública de calidad, que la inmensa mayoría de los trabajadores del canal saben lo repugnantes que son los contenidos que emiten y los cuales les gustaría cambiar, que hay palabras "vetadas" por sonar demasiado catalanas y que los veteranos están marginados en la parrilla.
El PSPV en su momento también movería los hilos mediáticos de nuestra televisión pública, pero es imposible pensar que fuera tan sumamente panfletario con el Consell, ninguneara de tal manera a la oposición y otros agentes sociales contrarios y banalizara tanto nuestra realidad. Sólo se me ocurre un precedente similar: el NO-DO.
Este montaje que sigue pertenece al muy recomendable blog La Mirada Crítica. En él se presenta la visión de Valencia que nos quieren inculcar, para que nos sentamos orgullosos de lo impartes que somos desde 1995, uy, perdón, quise decir desde 2003.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Y después de la famosa cumbre...

¿Y?
¿Ya está?
¿Ya pasó?
¿Va a ser diferente esta vez?
¿Por qué?
¿A nadie se le ha ocurrido replantear el sistema y no refundarlo?
No hablo de un socialismo real, nada más lejos de la realidad, sino de abrir un debate que en esta reunión sólo se ha esbozado.
Recomiendo leer la entrevista a Noam Chomski en Rebelion para una visión más radical (desde la raíz) de la crisis.
Pero sin duda, la columna que más acertada he encontrado hoy, o al menos, la que más me ha calado, ha sido la de Moisés Naim en El País (diferente y mucho más ligera y accesible que Chomski). La incluyo a continuación (la negrita es mía):
Tolstoi y el G-20
MOISÉS NAÍM 16/11/2008
"Todas las familias felices son iguales; pero cada familia infeliz lo es a su manera". Así comienza Ana Karenina, la novela del gran León Tolstoi. Parafraseándolo, cabe notar que cada uno de los 20 países representados en la cumbre del G-20 (el Grupo de los 20) en Washington está sufriendo por la crisis económica mundial. Pero, al igual que las familias infelices, cada país la está sufriendo de una manera diferente. El impacto de la crisis en los países ricos (Estados Unidos, Alemania, etcétera) es distinto al que han sufrido los emergentes (China, Brasil, Turquía, etcétera). Además, los primeros fueron los causantes de la crisis y los segundos sus víctimas. Los exportadores de petróleo (Arabia Saudí o Rusia) que estuvieron en la reunión no están contentos con el desmoronamiento de los precios del crudo, mientras que para los consumidores (Suráfrica o Italia, por ejemplo) pagar menos por la energía es la única buena noticia dentro del aluvión de malas nuevas que reciben a diario. Todo esto es sólo para enfatizar que detrás de esta cumbre del G-20 coexisten razones que impulsan a su éxito con otras igualmente poderosas que lo socavan. El dinero es global mientras que la política es local y, por lo tanto, hay una justificada necesidad de coordinar reacciones nacionales ante una crisis que no respeta fronteras. Por ello, esta cumbre y otras que vendrán son necesarias y bienvenidas. Pero la emoción narcisista que sienten los jefes de Estado al asistir a reuniones como ésta no debe hacerles olvidar que en las cumbres de mandatarios el teatro suele desplazar los logros concretos. Es indispensable ser realistas y transparentes con respecto a los obstáculos que dificultan los acuerdos. Los 20 países están unidos por el miedo ante la crisis y la necesidad de actuar en conjunto. Pero no hay que olvidar que los dividen intereses, ideologías y realidades políticas domésticas. Para Nicolas Sarkozy y Gordon Brown, la presencia y el protagonismo en esta reunión los ha reoxigenado políticamente en sus países. En cambio, para George W. Bush ser el forzado anfitrión del G-20 ha sido una pesadilla que sólo sirvió para recordarle a su país y al mundo sus fracasos y el hecho de que la mayoría de sus huéspedes no ven la hora de que se vaya. Dentro del G-20 también hay visiones muy diferentes sobre los remedios frente a la crisis. "Los europeos se están extralimitando y han generado fuertes reacciones a sus propuestas. Ellos no pueden venir a darnos discursos sobre la refundación del capitalismo y la necesidad de más regulaciones. Su sistema financiero siempre ha estado superregulado y eso no los protegió de la crisis. Sus bancos están más endeudados que los estadounidenses y sus banqueros han sido tan irresponsables como los de Wall Street. La retórica ideológica no va resolver esta crisis. Si los europeos quieren ayudar deben imitar a China y salir con agresivos programas de gasto público que pongan a crecer sus economías y deben también eliminar las protecciones que impiden que los países pobres les vendan productos y crezcan". Esto me lo dijo uno de los más importantes representantes de India en la reunión, quien sólo estuvo dispuesto a que lo citara anónimamente. También hablé sobre el G-20 con Robert Zoellick, el presidente del Banco Mundial, y uno de los asistentes a la cumbre: "La idea de una nueva arquitectura financiera global implica una estructura jerárquica que ya no es eficaz en el mundo de hoy", me dijo. "Hay que pensar en redes, no en grupos. Más que operar a través de grupos de países como el G-7 o el G-20, hay que pensar en redes de países combinados con otros actores multilaterales u organismos no gubernamentales que actúen sobre problemas concretos y los alivien o solucionen. No hay nada como la legitimidad que te da el solucionar un problema", afirmó Zoellick.
En este sentido, vale la pena citar la siguiente declaración: "En nuestra reunión en Washington... acordamos intensificar la cooperación para enfrentar los retos de la situación actual, así como la necesidad de trabajar en conjunto en una amplia gama de reformas para fortalecer el sistema financiero internacional. Los jefes de Gobierno anunciaron un conjunto de medidas en este sentido que implementaremos lo más pronto posible". Ésta fue la conclusión de la reunión de los ministros de economía de los siete países más industrializados (el G-7) que se llevó a cabo hace diez años en respuesta a la crisis financiera asiática.
Una década después la han podido firmar textualmente los asistentes al G-20. Ojalá que además de declaraciones de este tipo también firmen leyes y decretos que estimulen sus economías.
mnaim@elpais.es

domingo, 16 de noviembre de 2008

La ciudad y los perros, historias enredadas por la violencia

Este verano pasado que, ahora que lo pienso, ya queda algo lejano, como siempre, he leído menos de lo que me había propuesto. Mientras viajaba me centré en la primera parte de la trilogía biográfica de Arturo Barea, La forja de un rebelde, que ya reseñaré cuando consiga las otras dos partes. Por el tercio de opinión que puedo manifestar, es un buen libro, muy interesante para conocer la España de principios de siglo, pero lo empecé con demasiadas expectativas y me quedé con ganas de más, aunque, por otra parte es lógico, pues no pasé de la adolescencia de Barea, La forja.
Después me recomendaron La ciudad y los perros, de Vargas Llosa, novela complicada, dura y con esa redacción latinoamericana tan rica de la que el escritor peruano es uno de los principales adalides. El lector se ve inmerso en un escenario hostil y asquerosamente violento: un colegio militar, donde se destruyen las infancias que llegan a base de golpes. Los "perros", que así se llaman los del primer año, son "bautizados" por los de mayor rango a quienes deben respetar sí o sí. El crítico rechazo a la violencia como modo de afrontar la maduración de la infancia y, en definitiva, la posterior vida en sociedad es manifiesto en el relato, no obstante creo que el autor no pretende en ningún momento demonizar al Ejército como institución, ya que lo deja bien parado con el personaje del teniente Gamboa, prototipo del militar disciplinado, con honor y sentido del deber.
En este contexto, Vargas Llosa nos presenta numerosos personajes a quienes va mostrando a retales temporales acaecidos fuera y dentro del colegio Leoncio Prado, de modo que quien lee se pierde entre nombres, apodos, presente y pasado de las múltiples historias que se presentan. El !Poeta", el "Esclavo", el "Jaguar", el "Boa", Teresita, la vicuña, la Malpapeada o el Teniente Gamboa están presentes en un gran nudo en el que a veces no sabes quién ha hecho qué o por qué, pero cuyo desenlace, mágicamente, sorprende y aclara todo dejando al lector con la sensación de haberlo conocido todo. Quizá es esta maestría narrativa la que más me atrapó, confundió y agradó a fin de cuentas.
Ahora soy yo quien recomienda leerlo.

sábado, 15 de noviembre de 2008

El Metropolità

La cultura nunca sobra, es más, hoy en día hace falta, no tanto en cantidad, ni tampoco me pondré a juzgar su calidad, sino en variedad. Estamos todos los días "consumiendo productos culturales", pero, lamentablemente, el problema es que "consumimos" los mismos de siempre (qué odiosa es la mercantilización de todo).
¿Por qué no vamos más al teatro? ¿Y al museo? ¿Y a escuchar un concierto de música a la que no solemos tener acceso? Lo bueno es que cuando se prueba alguna de estas "aventuras" (hoy me ha dado por las comillas) lo cierto es que nos gusta, y mucho. ¿Entonces por qué no lo hacemos? Quizá por el tiempo, quizá porque no nos enteramos de que existen, quizá nos enteramos que existen pero no nos arriesgamos a probar algo nuevo porque nadie nos lo ha recomendado.
He aquí que las carteleras o revistas culturales son un buen método para conocer dónde y cómo podemos acceder, no sólo a la cultura nuestra de cada día, la de la radio, la tele y la Red, sino también a los otros ámbitos de la cultura que por dejadez o desconocimiento no hemos llegado ni a intentar probar.

[-Niño, ¿quieres brécol? -No me gusta. -¿Lo has probado? -No, ¿qué es? -Pruébalo y lo sabrás... -Uff, paso, prefiero un sandwich.]

Unos amigos han comenzado lo que también es una aventura, y de las arriesgadas -no sólo por la crisis económica, sino también por la cultural y la de los medios-. Se han atrevido a sacar, los muy incautos, una nueva revista cultural mensual llamada El Metropolità que se dirige a Valencia y su área metropolitana, para que toda la amplísima oferta cultural de los pueblos cercanos a la capital no se quede en su término municipal. Y como esta idea y estos objetivos me parecen de lo mejor que podemos hacer por el periodismo y por la gente, me he apuntado al carro, como no.
Encontraréis El Metropolità -gratuita- el primer viernes de cada mes en vuestro pueblo o en la página web: http://www.elmetropolita.com/.
Y si queréis ojear (que no hojear) aquí tenéis nuestro primer número en PDF.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Esperando a Chaouen

Cinco nuevos temas del cantautor Carlos Chaouen.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Sobre el periodismo que empeora nuestro mundo

El periodismo puede cambiar el mundo para bien, dejarlo como está o empeorarlo hasta límites insospechados. Lamentablemente esta última opción es la que más abunda hoy en día, sobre todo en televisión.
Navegando entre blogs he encontrado una pequeña joya hecha entrada en la que, en pocas palabras, nos podemos manifestar todos aquellos que detestamos esa bazofia que contamina nuestra sociedad y nuestra democracia y que, para nuestra desgracia, se hace llamar "periodismo".
Os recomiendo que entréis a eldesinformativo y leáis este post.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Con COCEMFE por el cumplimiento de la Ley de la Autonomía Personal y Ayuda a personas en situación de Dependencia

Ha sido una gran experiencia y un gran orgullo poder constatar cómo el sector de la discapacidad se moviliza para que una ley tan fundamental como esta se aplique con eficacia y sin trabas. Ya que los derechos sólo lo son si se aplican.
En un manifiesto en nombre de COCEMFE, (que intentaré conseguir), Carlos Laguna, su presidente en la Comunidad Valenciana, ha reivindicado el cumplimiento de la ley, ha pedido responsabilidades políticas y, como colectivo, hemos manifestado que si hace falta nos volveremos a manifestar. Para una ley que aprobaron conjuntamente PP y PSOE en la legislatura pasada ya es hora, después de casi dos años, que se aplique sin dificultades, sin esperas y sin trabas burocráticas.
No sé si fuimos 200 o 2.000, pero aunque hubiera sólo cinco personas sin la atención que sus derechos les confieren, allí habría estado el sector de la discapacidad para pedir el cumplimiento de la ley que en la Comunidad Valenciana es más vergonzoso todavía.
Lo que cantábamos con más fuerza era: "¿Dónde está el dinero matarilerilerile? BIS - En la Fórmula 1, matarilerilerile...". Además de en la F1, el dinero también está en lo que Canal 9 habrá cubierto centímetro a centímetro. Me refiero a esto. Nada nuevo en nuestra televisión pública, ni en nuestro gobierno de Grandes Eventos.
Es tan rastrero y humillante para una sociedad moderna dejar desamparadas a las personas más necesitadas por traer a Alonso y al James Bond (malo) que las más de 33.000 firmas conseguidas por COCEMFE a mí me siguen pareciendo pocas. Animo a todo aquel que no ha firmado a hacerlo a través de http://www.cocemfe.es/.

Por la Autonomía Personal y el compromiso...

La ilusión de allá y el desencanto de acá

Decía Antonio Martínez esta mañana en la Cadena SER que hoy las noticias se quedaban en la cama. ¿Para qué salir si hoy hasta en los deportes (llamémosles fútbol) se habla de Obama?
Yes, we could, podrían decir ahora creando así una postcampaña de otros veinte meses para mantener la ilusión viva. Junto con el adjetivo “histórico” es la palabra más relacionada con el triunfo de Obama, lo cual es completamente cierto y comprensible. Lo de histórico es fácil de aprehender, pero que la ilusión que ha trasmitido este candidato demócrata haya traspasado sus propias fronteras y haya llegado a esperanzar a muchísimas personas del resto del mundo, (algunos incluso se habrán emocionado más por ésta que por sus propias elecciones) a mí, por lo menos, me da envidia -sana, se entiende-.
En tiempos de vacas hipotecadas que suben el IPC es verdaderamente asombroso que la gente se involucre emocionalmente en elecciones que no son las suyas, si bien es cierto que siempre le haremos mucho caso a las elecciones del país que “gobierna” el mundo y que, en esta ocasión, además, se tenga en tan buena estima a un político. Ojalá haya un cambio de verdad, pero soy bastante escéptico en cuanto a Obama y el resto de dirigentes de los países desarrollados que han creado otra crisis internacional, esta vez económica. Si el próximo presidente de EE.UU. consigue crear un orden internacional justo, con reglas que respeten a todos los humanos y sus derechos, entonces tendrá un incondicional más.
Digo que soy escéptico, pero también me he involucrado mucho más que de costumbre en estas elecciones estadounidenses. Y es que Obama y su equipo han hecho posiblemente una de las mejores campañas de la historia política democrática. Por eso envidio a los estadounidenses, por eso y porque inevitablemente comparé su calidad política con la que ronda por la Comunidad Valenciana y España después de leer El Mundo del domingo pasado.






Atención a este grupo de noticias deprimentes que venían seguidas en el diario (no dejo los enlaces porque Pedro J. no me deja): “La Asamblea de Extremadura se gasta más de 300.000 euros en el despacho de Ibarra”; después el reportaje “De las corbatas de seda a las mariscadas”, en el que se presenta una lista de los despilfarros que hacen nuestros políticos en tiempos de crisis (sobre el titular: Fabra se gastó 85.000 € en corbatas), y en la página siguiente “Montilla se sube el sueldo un 1,2 % y lo justifica en el IPC de este año”, con lo cual gana anualmente 169.000 euros aprox., mientras que Zapatero gana 91.000. Pero por si fuera poco, cuando llego a las páginas de Comunidad Valenciana me encuentro con otra recopilación de datos humillantes: “Una veintena de casos abiertos contra cargos públicos en la Comunidad”, una página completa de presuntos delincuentes. ¿Se puede llegar a tener tanta ilusión por algún político de por aquí? Ni siquiera los candidatos a nivel nacional llegan a un cinco sobre diez en las encuestas.
Pese a todo, por muy emocionados que estemos con Obama y muy desencantados con los nuestros, a mí no me gustaría que mi país tuviera cárceles ilegales en otros países, proliferaran las armas de ir por casa y existiera la pena de muerte, por citar los peores símbolos de EE.UU., por muy bueno, eficaz y carismático que sea el presidente. Como España, Estados Unidos tiene puntos muy positivos y otros muy negativos, pero en políticos y campañas, hoy por hoy, nos ganan de calle.
PD. Evidentemente, Bush es la excepción

sábado, 1 de noviembre de 2008

Ricardo Peralta: "Las personas discapacitadas nos tenéis que decir qué hacer para conseguir una sociedad de todos"


Entrevista a Ricardo Peralta, Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, para Sort, la revista interna de la ONCE en la Comunidad Valenciana.


Ricardo Peralta, Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, habla con un tono de voz cálido y sosegado. Sus palabras son firmes, pero respetuosas, hasta cuando se lamenta y critica algunas acciones del Consell.
Al llegar nos reitera una y otra vez que el Palacio del Temple es “nuestra casa” y se alegra, y a la vez se disculpa, de que hayamos sido el primer colectivo de discapacitados en visitarle desde su toma de posesión.

Pregunta: Desde su elección en mayo y con las supuestas buenas expectativas de una legislatura menos crispada que la anterior entre PP y PSOE, ¿ha notado una mejora en las relaciones entre Gobierno central y Generalitat?
Respuesta:
Creo que se ha producido un cambio significativo a nivel estatal que aún no se ha trasladado a la Comunidad Valenciana, porque aquí la confrontación está planteada desde nuestro ámbito: seguridad ciudadana, agua, financiación… Sin embargo, creo que tarde o temprano se trasladará ese cambio de escenario político también a nuestra Comunidad, entre otras cosas porque estamos llevando a cabo reformas muy significativas en campos como la seguridad ciudadana, con 1.300 nuevos agentes de los cuerpos del estado o toda una serie de infraestructuras que nos permitirán cubrir nuestras necesidades hídricas con nuestros propios medios, sin depender de la climatología u otras comunidades. Desde el día de mi toma de posesión manifesté mi compromiso inmodificable por el respeto, el diálogo y la colaboración con la Generalitat y lo mantengo a día de hoy.

P: Usted se ha preocupado mucho por informar de las inversiones del Gobierno central en la Comunidad, ¿ha notado si este mensaje ha llegado a los valencianos?
R:
No sé con certeza si es así o no, yo tengo clara mi obligación: explicar lo que hace el Gobierno. No se trata de hacer propaganda, ni publicidad, sino de que los ciudadanos tengan su derecho de saber lo que hace el gobierno que eligieron. Otros gobiernos, en lugar de criticarnos, deberían dar cuenta de sus actuaciones también.

P: Pese a que hace unos días el Consell anunció la creación de una Dirección General de la Dependencia para agilizar la aplicación de la Ley de la Dependencia en la Comunidad Valenciana, ¿cómo se van a asegurar desde la Delegación del Gobierno de que por fin esa ley se aplica eficazmente y por igual en toda la Comunidad?
R:
Tenemos dos medios. Primero, cumplir lo que a nosotros nos toca y lo que estamos haciendo: transferir periódicamente y regularmente los fondos que se destinan a la financiación de los niveles previstos en la Ley. Segundo, seguir de cerca la realidad y cuando algo no nos guste manifestar nuestra opinión. En este caso, nos preocupa mucho lo que nos parece un retraso injustificado en la aplicación de la Ley de la Dependencia. Ahora parece que el Consell quiere cambiar las cosas, de modo que, aunque tarde, bienvenido sea. Deseamos que ya no haya más retraso porque estamos hablando de las personas más necesitadas. Una sociedad que tiene a gala hablar de que es un estado democrático y social, y de que la solidaridad es uno de sus valores máximos ha de traducirlo en una realidad concreta. Esto no tiene que ser puro formulismo verbal, sino hacerse realidad. Estamos consiguiendo que las cosas cambien, desgraciadamente tarde. Tenemos que seguir haciendo un esfuerzo todos por que siga cambiando. Lamentablemente, por ahora, las personas más necesitadas son las que más esfuerzo están haciendo.

P: ¿Qué opinión le merece la ONCE?
R:
Creo que la ONCE ha sido un modelo de eficiencia en la utilización de los recursos que le cedió el estado al permitir realizar sus sorteos. Con éstos se ha conseguido cambiar radicalmente la situación marginal de los ciegos en nuestra sociedad, hacia una aún no aceptable, pero sí positiva integración que podemos ver en la actualidad.

P: ¿Cómo piensa actuar la Delegación del Gobierno contra la venta de rifas ilegales que perjudican directamente a la ONCE?
R:
Toda rifa ilegal es una estafa, al estado por no pagar impuestos y a los ciudadanos a los que se engaña. Desde la Delegación del Gobierno, los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y los servicios fiscales del estado hay, ha habido y habrá un seguimiento constante para que ese tipo de actuaciones cesen en un corto plazo. Seguimiento aún más justificado cuando los juegos legalizados tienen un claro sentido social como son los de la ONCE.

P: Usted como representante del Gobierno en la Comunidad Valencia, ¿cómo cree que se podría evitar que el aumento del paro por la crisis económica afecte especialmente a la inserción laboral de personas con discapacidad?
R:
Consiguiendo que las empresas cumplan con sus obligaciones en esa materia, porque es una legislación que está ahí, tiene pleno sentido y hay que cumplir, y yo quiero trabajar por que así sea. La Ley de Integración Social del Minusválido es de 1982, ha cumplido su papel, pero también ha sido bastante ignorada, porque hay dificultades sociales serias. Estoy convencido de que los minusválidos pueden trabajar perfectamente en la sociedad, pero tenemos que conseguir que la sociedad entienda eso y hemos de dotar a las personas con minusvalía de los mecanismos formativos necesarios para que desempeñen su trabajo con profesionalidad, de tal manera que por una vía o por otra no sean los primeros paganos de la crisis.

P: ¿Cree que habría que renovar esa ley?
R:
Posiblemente. Habría que llevar a cabo un balance de la ley, porque ha cambiado mucho la sociedad en estos años, así como las políticas sociales del estado: hay una seguridad social más fuerte, Ley de la Dependencia y Ley de la Igualdad, es decir, todo un conjunto de medidas sociales que antes eran impensables. Este es un tema que me preocupa y en el que me gustaría avanzar. Sois vosotros [los discapacitados] los que debéis realizar ese balance de la ley, escuchando también a empresarios, sindicatos y administraciones públicas. Las personas con minusvalía sois las que nos podéis decir la cantidad de cosas que tenemos que hacer para conseguir una sociedad de todos, porque sois los que conocéis y sufrís la realidad.