miércoles, 8 de octubre de 2008

Perdón por el retraso

Sí, ya sé, ya va siendo hora de volver a la Red. Ciertas personas a las que aprecio mucho me han dado un toque de atención con respecto a esta bitácora, uno hasta me ha pedido al menos una entrada de despedida. No me voy a ir, al menos por ahora. Me gustaría seguir experimentando en la red social y divulgar lo que humildemente pueda aportarle, con las mismas ideas de aquel primer post, que tampoco queda tan lejano (sigo siendo un novato por estos lares).

La pregunta es obligada: ¿por qué tanto retraso? Simplemente porque parece que no tengo espíritu del autónomo y al no considerar el blog una necesidad, ni obligación, de primer orden he ido atrasando la fecha de inicio. El trabajo se me acumuló a principios de mes de septiembre y he tenido un comienzo de curso algo estresante: muy pronto sabréis por qué y seréis de los primeros en poder comprobar en qué he dedicado buena parte de mi tiempo y mis ilusiones este fin de verano-principio de curso. Y en ello sigo y seguiré este puente del 9 y 12 de octubre.

Durante este verano he tenido el privilegio de ser testigo de uno de los proyectos más emocionantes que he visto nunca. La agencia de viajes de perfeccionamiento de idiomas Viajar y Estudiar preparó un programa para que las personas con discapacidad puedan estudiar idiomas en el extranjero (en este caso en Dublín) con la seguridad de evitarse mil luchas diarias. Ciegos, sordos y personas con movilidad reducida juntos, estudiando, divirtiéndose, conociendo otro país, integrándose entre ellos y con más personas con las facilidades que supone estar un lugar accesible y tener unas clases adaptadas a las necesidades de cada minusvalía. Muy pronto sabréis más.


Evidentemente, aprovechamos la ocasión para visitar Irlanda, la de las Guinness, la de la música celta, la del resquemor hacia los ingleses, la de U2 y The Cranberries, la de James Joyce, la de la hierba mullida, verde y limpia... la de la lluvia. Fue una estancia inolvidable que merece una entrada en esta bitácora en cuanto ordene imágenes y notas sobre el viaje.

Después de Dublín, viajé a Malvern, una aldea de las montañas británicas, cercana a Birmingham a trabajar y pagarme parte de la estancia en Dublín. Al volver a España visitamos la aldea asturiana de Mestas de Con. Entrañable pueblo, pero nos quedamos sin ver nada más de Asturias. Un desacierto que habrá que subsanar.

Al entrar septiembre y sus síndromes posvacacionales nos acordamos de que estábamos en crisis y nos la hemos comido día tras día, cada vez más indispensable en la Cesta de Noticias. Los irrisorios intentos de Zapotero por transmitir confianza acá y allá, y el desmedido aprovechamiento político de la crisis por parte del Partido Popular no sorprenden a nadie. Ambos tienen parte de razón: para que la economía siga su curso se debe confiar en que nuestros bancos no habían comprado los famosos "activos tóxicos" que hay en EE.UU. y que comprará el gobierno de Bush, pero ¿cómo saberlo con certeza? Zapatero llama a la calma cada vez que puede porque si cunde el pánico y la gente corriente comenzamos a sacar los ahorros del banco (como ya hacen algunos), entonces sí tendremos un crack del 29 casi ochenta años después. Con medidas como la de hoy, de subir hasta 100.000 el mínimo del depósito bancario la gente seguimos confiando -qué remedio-. Y, por otra parte, Rajoy y Montoro (que es poco parecido a Pizarro) tienen su parte de razón en afirmar que no se actuó con rapidez y, por supuesto, están en su derecho de ofrecer medidas liberales ante la crisis (rebajas fiscales, poca intervención estatal y menos gasto público), pero que no esperen que el PSOE les haga mucho caso, aunque visto lo visto puede que algún día sí... Por lo que a mí respecta prefiero déficit x con ayudas sociales a déficit 0 con una Ley de la Dependencia a la valenciana. Esto es lo poco que yo entiendo y opino.

Ahora, como se ve arriba, todos aprendemos economía (periodistas que devienen en ilustres catedráticos de mercados financieros internacionales los hay a mansalva), pero vamos a confiar en que puede que por fin los que manejan los hilos de la globalización económica aprendan del error y creen un marco normativo internacional real para que vivamos en una economía sin estos sobresaltos y, por encima de todo, más justa para con todos.

3 comentarios:

c1elqv dijo...

Hey,
Ya te leí. 1st) De 'perdón' nada de nada. 2nd) Me sabe a poco lo que cuentas sobre Viajar y Estudiar. Si estuvo taaaan bien, ¿por que no (nos) cuentas más?... (*); 3rd) Sobre estos en lo que estás metido (your high secret project)... mmm, ¿todavía más proyectos? Ays, chaval, te voy a sobrenombrar como El Inabarcable.
Te sigo,
Hablamos
Lucho

Anónimo dijo...

¡Bueno! ¡Ya era hora!
¿Has pensado que esa "tardanza" tuya me afecta ya
que no puedo enfrascarme en una "ciberdiscusión" contigo? Debias de haber pensado en mi "mono bloggero".
En serio, piensa en todos aquellos que te leemos y nos gratificamos con tu escritura, aunque no pensemos como tú en ese mundo "superchachi".
¡Aplicate!

Un saludo

Salva

moledo dijo...

Hola, hola:
A las preguntas, muy bien formuladas de c1elqv (por algo le han recomendado varias veces hacerse periodista), diré simplemente que relaciones tu 2nd con el 3rd y muy pronto todo se desvelará.
Y con Salva... pues yo también echaba de menos lo de discutir, como no.
Por cierto, el mundo no es superchachi, pero a muchos nos gustaría que fuera.
Un abrazo a los dos y gracias otra vez.