miércoles, 29 de octubre de 2008

De buen humor


El buen humor es una de las actitudes más versátiles que tenemos los humanos. Muchos han reflexionado sobre las causas, razones y efectos del sentido del humor y lo gracioso es que parece que todos tengan razón aunque digan lo contrario. Hay quien afirma que el sentido del humor es reírse de las propias desgracias (en tiempos de crisis hay donde elegir) y que es signo de inteligencia reírse de uno mismo. Sin embargo, también se puede tildar al humor como lo hizo el humorista gráfico Claude Serré, como “una cobardía, una manera de huir de la realidad” [dibujo de Serré a la izquierda]. Una persona discapacitada puede normalizar su situación ante los demás con un comentario gracioso o también puede incomodarles y dejar patente que ni él o ella lo tiene asumido.
El humor se puede abastecer de la ignorancia o la inteligencia más asombrosas, a las que luego se les añade más o menos sutileza. Algunas veces lo cómico nos hace dejar de pensar, en otras primero pensamos y luego reímos y en algunas ocasiones reímos porque no sabemos lo que hacer o nos la juega el subconsciente, sobre todo en los velorios. También está quien critica la realidad con sentido del humor y quien la relativiza. Y no olvidemos a los enemigos del humor: los que se ofenden sobremanera por lo cómico y los que insultan amparándose en el chiste.
Sorprende pensar la cantidad de usos que le damos al buen humor que, en la mayoría de los casos y sin entrar en cuestiones médicas, nos beneficia directamente a nosotros y a nuestro entorno. Todos deberíamos intentar tener mejor humor y reír más, ya que la verdadera crisis de la humanidad llegará si algún día dejamos de hacerlo.
Por cierto, según el entendido en esta materia Groucho Marx, “el humor es posiblemente una palabra”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu