jueves, 26 de junio de 2008

Poned agua de mar en el cuscús y echarle azúcar

Este es uno de los versos del rap "Embarque" del grupo senegalés Secteur S. Es un mensaje dirigido sobre todo a los propios senegaleses, pero en el que se nos alude a los españoles directamente. Además de este verso, me quedo con esta imagen:

Por lo visto, aquel mito de que todos los inmigrantes de la España franquista salían con papeles en regla tiene sus excepciones. En estos tiempos donde los muros de las fronteras se vuelven cada vez más altos es bueno recordar lo que fuimos, lo que hicimos y por qué la inmensa mayoría de los países africanos están sumidos en la tragedia continua. Pensemos en la colonización que hubo, hay, y de la que somos responsables los países del norte.

El rap:





martes, 24 de junio de 2008

Las formas

“El cónclave ha terminado y el hijo ha matado al padre” que traducido al román paladino sería algo así como “el XVI congreso del Partido Popular ha finalizado y Rajoy ha marcado diferencias con Aznar, quien le eligió líder del partido a dedo”. ¡Qué fantástica es la redacción metafórica periodística! No busquéis la primera frase en ningún medio en especial, todos han empleado distintas expresiones como ésa atendiendo a sus intereses editoriales, lo cual es otro cantar y merecería otro post (os animo a que dejéis en los comentarios a esta entrada, las expresiones o etiquetas que más os hayan impresionado). Lo importante es que Rajoy ha formado su equipo, en el que excluye a los más críticos con su liderazgo y a todo aquel que tuviera las formas aznaristas-II-legislatura, porque recordemos que el ex presidente Aznar hablaba catalán en la intimidad y también con los nacionalistas de CiU en su primer gobierno, de modo que no se entiende esta repentina intransigencia a pactar con los nacionalistas que les ha dado a muchos críticos del PP, comenzando por los que se han ido como María San Gil. El caso es que ahora Rajoy quiere representar un partido de centro-reformista y abierto a pactar con todos que, como ha repetido por activa y por pasiva el líder, no significa abandonar los principios del partido, sino cambiar las formas.
Sin entrar a valorar la posible pérdida de credibilidad que tiene un político que de la noche a la mañana hace un lavado de dirigentes y de imagen a su partido, este “giro/viaje al centro” (otra expresión) nos demuestra cuán importantes son las actitudes en política. Sin embargo, las formas no son ideas ni planes de gobierno. El PP va a presentar unas nuevas formas, parece que más dialogantes, lo cual está bien, pero no implica necesariamente que vayan a cambiar de programa político. Eso ya se verá cuando presenten propuestas como oposición o lleguen al poder.

Ahora son las formas del PSOE las que nos preocupan, básicamente por su vacuidad. Un partido que se llama a sí mismo progresista, que tiene formas y actitudes de izquierda (Ministerio de la Igualdad, ministra de Defensa, las críticas a la poligamia machista y a la política de Berlusconi), pero que no lleva a cabo ninguna medida profunda que se corresponda con esas formas consigue que los “votos útiles” (y otra más) que les apoyaron para evitar que el PP ganara, se sientan engañados. Y no es sólo porque no se desarrollen proyectos de izquierda, sino porque incluso se aprueban propuestas en la trastienda política que sólo pueden ser calificadas como propias de partidos de derecha, a saber: abstenerse a las 65 horas laborales aprobadas en Europa, en lugar de plasmar un claro y rotundo NO; instaurar el muy odiado por estos lares Canon Digital; aceptar y respaldar la política de inmigración altamente represiva de Europa; retirar el aborto como tema a debatir (ya veremos qué pasa con esto en su “cónclave”); devolver 400 euros a personas que al mes ganan 4.000, en lugar de devolver 800 a quien gana 700 o invertir en obra pública con todo ese dinero para evitar el paro de la construcción y, para terminar con lo más duro de tragar, pretender eliminar el Impuesto de Patrimonio en 2009, que es librar de impuestos a quien más tiene es, para muchos, bochornoso. Hoy ha dicho el Presidente del Gobierno que congelará los sueldos de los altos cargos… no está mal, siga probando. Todos estos ejemplos nos muestran lo cercanos que están en realidad populares y socialistas, y cómo las formas engañan.
Con todo lo expuesto quiero concluir recalcando de nuevo que aunque las formas son esenciales en política, no son lo más importante para los ciudadanos. Si Zapatero tiene formas de izquierda pero no convence a sus votantes (útiles también) con hechos y, a su vez, el PP se vuelve más centrista en los modos, atrayendo a todo aquel que está entre PSOE y PP quien, además, relacionará la crisis para bien o para mal con la gestión de los socialistas… puede que a la tercera vaya la vencida para Rajoy.
Los socialistas se la están jugando con los de izquierda y con los del PP se están jugando los de centro.

viernes, 20 de junio de 2008

Un invierno en Kandahar: viajes a Afganistán antes de su destrucción

Hay momentos mágicos que sólo se pueden vivir con un libro entre las manos. Son instantes en los que sientes que esa lectura es justo lo que necesitas. Además de los beneficios culturales y formativos, si acogemos un libro en el lugar y el momento precisos, sus efectos pueden llegar a ser incluso saludables. Quizás para muchos los traqueteantes viajes de los autobuses municipales valencianos, a fines de un mayo oscuro y lluvioso, no son el mejor momento para ponerse a leer, pero si se tiene en cuenta que el destino del trayecto es la presentación de algún trabajo o algún examen final para el cual has dedicado todo tu tiempo, (pues, como todo(s) te lo dejas para el final), la evasión de la lectura es un soplo de aire fresco en un espíritu angustiado por el mes “de auto-opresión” al que se ha sometido. En mi caso, durante los 40 minutos que enlazan mi casa con la universidad y viceversa me escapaba del autobús y las preocupaciones en las que me hallaba para hacer una de las cosas que más me gustan, pero que menos se pueden hacer en época de exámenes: viajar, ¿a dónde? A Afganistán, de la mano de Ana María Briongos y su libro Un invierno en Kandahar.
Su autora, con 22 años, se lanzó como tantos otros jóvenes idealistas en 1968 al camino hacia Oriente, hacia la India… como los Beatles, pero ella, en su relato se aprecia con total claridad, va más allá de esa estética hippie con la que arranca su viaje, o en otras palabras, llega a lo más profundo de la sociedad de un país que la enamoró desde el principio. Lo que Ana María Briongos deja patente en cada una de las experiencias que cuenta en su cuaderno de viajes es que Afganistán, antes de los rusos y los talibanes, era el país de las sorpresas, de los misterios, de las preguntas sin respuesta, en el que tenías que abrir tu mente a lo que viniera, a lo que fuera. La viajera recorre el país con la mentalidad adecuada, con ganas de vivir y verlo todo para disfrutar y conocer Afganistán y sus gentes. Esto se nota en la sensibilidad, la pasión y la sinceridad con la que cuenta su viaje, en esos detalles que sólo una persona verdaderamente receptiva puede preservar intactos cuarenta años después.
Recomendaría a todo aquel que le guste viajar que lo haga a través de este libro, ya que podrá disfrutar del Afganistán que ya no existe, que se perdió por unos y por otros radicales y que está aún por reconstruir. De Un invierno en Kandahar destacaría el viaje a la provincia de Hazarajat, pasando por el valle de Bamyan, donde Ana María pudo contemplar aquellos dos budas de 55 y 37 metros esculpidos en la propia roca que los talibanes dinamitaron en 2001 (y que tenéis a la izquierda en una foto de archivo). Fueron al campamento de verano de Ayub Jan, en esta zona central del país, donde un jinete hazara la cogió al galope, la montó en la grupa de su caballo y la llevó por la estepa ondulada a toda velocidad. Ese hombre amigo suyo tuvo que emigrar, como muchos otros, a Estados Unidos y casi treinta años después de aquella galopada, repartía leche en un barrio de Washington D.C. La autora muy acertada escribe: “dudo que sepan que quien deja a diario la botella de leche en sus puertas es ese poderoso jinete de antaño, tesoro de experiencias acumuladas, porque si lo supieran quizá más de uno se sentaría en el umbral a esperarlo, aunque llovieran chuzos, para tener la oportunidad de intercambiar con él sabias palabras”.
Tuvimos el placer de conocer a Ana María Briongos, en julio del año pasado, en un ciclo de seminarios de la Universidad Internacional de verano de Guardamar del Segura. En aquella ocasión, Ana María contó sus experiencias por la India, Irán y Afganistán, sus tres países predilectos, en los que ha estudiado, trabajado y vivido muchos años, cada cual en su momento y lo que pudo. La pasión con la que cuenta sus experiencias es contagiosa y, por lo menos a mí, me creó una cierta envidia que he vuelto a sentir al leer su cuaderno de viajes por aquel Afganistán. ¿Se pueden hacer hoy en día, con el control, la seguridad y los odios que imperan por doquier, viajes tan “a la aventura” como los que relata Ana María Briongos? No sería sincero si no dijera que lo que de verdad envidio es el valor que tuvo ella para buscarlos y la suerte que tuvo al encontrarlos.
Pese a que terminé Un invierno en Kandahar a mitad de este lapso caótico y apremiante en el que vivimos los universitarios a finales de mayo, durante junio (y algunos desafortunados también principios de julio), he querido esperar hasta tener una noche de tranquilidad para ponerme a recordar mi viaje por Afganistán a través de la sensibilidad de Ana María Briongos y, desde aquí, darle las gracias por publicar sus experiencias y, con humor, echarle en cara el complejo de anorexia con el que ha dejado a mi paupérrimo libro de viajes.
Si os interesa conocer a Ana María Briongos aquí tenéis su web y su blog.

martes, 10 de junio de 2008

La semilla del maltrato

Impactante corto titulado Papás y mamás dirigido por Marisa Crespo y Moisés Romera.
Después de ver el corto os recomiendo ¿Qué les pasa a los hombres? de Soledad Gallego-Díaz y Familia patriarcal y machismo asesino de Bonifacio de la Cuadra.


viernes, 6 de junio de 2008

Conozcámonos. Premios Brillante Weblog 2008

Como podéis ver, llevo poco tiempo en esto de las bitácoras, pero me está gustando. Sigo pensando y comprometiéndome a lo mismo que expresé en mi primer post, en el cual no incluí un fenómeno que sólo he podido conocer una vez dentro (o en la entrada) del mundo del weblog, y que es tan importante como el realizarse o perpetuarse en la red. Me refiero a la creación de una red cada vez más social en la que todos intervenimos en la web de todos. La sustancia más pura y más atractiva de los blogs para mí se encuentra en los comentarios y en los enlaces. Sin ambas cosas no tendría sentido hablar de una red social, ya que no habría comunicación y en ella basamos nuestra existencia y nuestro desarrollo.
Por eso me ha gustado mucho, y enlazo con la imagen de arriba, recibir el Premio Brillante de parte del blog Testigo Accidental que conocí a través de la red y que recomiendo por la calidad de sus ideas y su redacción. El hecho de que una persona que no conozco personalmente enlace mi bitácora y la "galardone" es una invitación a seguir adelante que tendré muy en cuenta. Gracias Juan Enrique.
Y después de mi verborrea habitual... me toca seguir con el meme y dar a conocer los/mis siguientes cinco premiados que deberán (si quieren) escribir una entrada para el "premio" (la imagen hortera de arriba es opcional) y continuar con esta iniciativa social premiando (y avisando) a sus cinco blogs premiados. Y así eternamente. En realidad esto sirve para conocernos más y mejor.
Y los agraciados con la x edición de los Premios Brillante Weblog 2008 son:

1. Lunártica. Cultura, literatura, fotografía, periodismo... se entremezclan en esta página made in Alcoi, con la originalidad que sólo le puede dar una persona original.
2. Porsilasmoscas.net. Bitácora de un estudiante de Periodismo (con la suerte de no serlo de la UV) que conocí gracias a la entrevista que le hizo a Soledad Gallego-Díaz y que ofrece junto a otras a Ignacio Escolar, Fernando Jáuregui o Hernán Zin.
3. Siempre creí que... Un blog que reflexiona y hace reflexionar. Sus preguntas y paréntesis hablan de quien lo escribe y que recomiendo conocer.
4. En todas las partes hay tesoros. Web que conocí gracias a la anterior y que tiene un diseño muy agradable que mezcla unas imágenes excelentes con las reflexiones de su autor. No os perdáis sus álbumes de fotos.
5. Pongamos que hablog... Web de un amigo que tiene el valor de ofrecer contenidos literarios de calidad, relatos y poemas, que demuestran esa sensibilidad que aflora al escribir. Con este premio espero que se anime a escribir más.

Al blog de Ignatius J. Reilly, personaje de la novela La conjura de los necios, le otorgaré una mención honorífica para que se cabree y angustie aún más su visión de la sociedad (para él) tan decadente y siga tan ácido como hasta ahora.

Y eso es todo. A seguir.

jueves, 5 de junio de 2008

Siempre hay otro punto de vista. Respétalo


martes, 3 de junio de 2008

Dos modos de crearse una buena imagen

La publicidad es una disciplina que, como el periodismo, puede ser creativa, anodina o directamente una aberración que humilla al receptor, unas veces atribuyéndonos la inteligencia de nu paramecio y otras incluso aprovechándose de nuestras necesidades y sentimientos más básicos. Lo que más detesto de la publicidad comercial es su fin: hacernos consumir o, peor aún, hacernos consumir felices y sin conocimiento. Por supuesto, admiro los modos originales con los que los publicistas nos lanzan los mensajes, pero siempre y cuando nos respeten. En este post trataré dos formas publicitarias que me han llamado la atención últimamente.
La primera aparecía ayer en El País donde podéis leer la noticia. Por lo visto, en Indonesia un multimillonario para promocionar un libro que ha escrito (no me interesa ni su nombre, ni su libro) se ha montado en uno de sus aviones privados (tampoco me interesa cuál) y ha arrojado desde el cielo 100 millones de rupias (7.000 euros) sobre una zona pobre al oeste de Yakarta. Claro, en un país con una renta per cápita por debajo de 20 dólares, la expectación fue máxima. El millonario se atrevió a decir que prefería compartir el dinero con quien más lo necesita, pero lanzó cien millones de rupias en billetes pequeños en los que iba pegada la publicidad de su libro. La imagen de cientos de personas esperando la "lluvia de dinero", la desesperación de gente arrastrándose por el suelo para recoger los billetes, los empujones, las caídas y las discusiones y peleas que se formarían no son, precisamente, la imagen que complace a un filántropo, es más bien la que buscaría un egocéntrico, un narcisista jugando a hacer felices a las personas creando situaciones humillantes, sintiendo su poder. ¿Podrán los pobres que recogieron el dinero del cielo comprar su libro? No. ¿Les caerá bien el millonario que les regaló el dinero? Sí. ¿Se habrá forjado la imagen de filantrópico escritor? Ojalá no.



El segundo ejemplo de consecución de una buena imagen, esta vez corporativa, lo centro en la última campaña de Endesa (aunque Iberdrola también encajaría). Ese anuncio en el que aparecen adorables niños reclamando los derechos que quieren para sus hijos me parece de una sensiblería insultante. Todo el mundo sabe que los niños enternecen el ánimo de las personas de bien y si a eso le añadimos unas frases emotivas enmarcadas en una fotografía y en un montaje audiovisual muy cuidado y bello ya tenemos a la audiencia a coro diciendo: "ooooh". De modo que, sí, señores de Endesa, su anuncio en general gusta, ha valido la pena esos millones de euros que se han dejado en su producción y su emisión. Que pena que esos millones no se hubieran empleado para restarle CO2 a la atmósfera que respirarán los hijos de nuestros hijos. Personalmente el mensaje comprometido y sensiblero no hace que cambie la imagen corporativa que me he formado de ustedes. Para mucha gente cuentan más los hechos que los anuncios.

lunes, 2 de junio de 2008

Tu Camino al Periodismo. Relato interactivo y satírico sobre la licenciatura de Periodismo en la UV

Como algunos me lo habíais propuesto y soy de la escuela que aprovecha el trabajo realizado, aquí dejo el enlace a una historia interactiva que hice hará algunos meses ya y que pretende poner a prueba principalmente a los estudiantes de Periodismo (aunque es válida para todo el mundo) y, de paso, formular una crítica satírica y constructiva (?) de la licenciatura de Periodismo de la Universitat de València. Cualquier parecido con la realidad es fruto de una inesperada coincidencia.

PD. Os aparecerá la opción de Volver al Portfolio. Si accedéis os mandará a una página en la que colgué los proyectos que nos pidieron en una asignatura llamada Hipertextos, que fue nuestro primer contacto con el mágico y entrañable mundo del HTML. Si os apetece curiosear estáis en vuestra Red.