jueves, 22 de mayo de 2008

¿Quién será el siguiente?


Al final lo ha dicho. Mariano Rajoy afirmó que contaría con Gallardón para la nueva dirección del partido, lo que no se sabe es si será secretario general o vicesecretario. Mientras tanto, María San Gil perdía por momentos la confianza en su líder, poniendo en un serio apuro a los miembros del PP vasco que se veían en la disyuntiva de seguir a su lideresa autonómica o a su líder nacional. Al final San Gil ha dicho que no se presentará y El Mundo destaca que, mientras que Rajoy empleó toda una tarde para convencer a Piqué de que no se fuera, con María San Gil sólo utilizó 45 minutos. (Foto: Rajoy y San Gil. Nota: foto invertida para ganar carácter simbólico)
¿Por qué se va María San Gil si es de las personas más admiradas del Partido Popular (incluyendo a Rajoy)? ¿Será porque le sentó mal que a Rajoy le sentaran mal los pésimos resultados del PP en el País Vasco y en Cataluña? ¿Significa esto que el siguiente será Cirera (muy poco marianista)? Parece que en el embrollo popular no sólo se debaten ideas ora de centro ora liberales, sino que también hay una variante psicológica muy fuerte, unos rencores que además se entremezclan con las legítimas ambiciones políticas. Tal y como dijo Fraga, que parece el más lúcido de todos, a María San Gil se le permitieron todas las críticas a la ponencia, se corrigió lo que ella quiso y aún con todo, quiso montar el quilombo porque, según ella, ya no confiaba en Rajoy, a lo que Fraga contesta "que lo hubiera dicho antes".
Amén del resentimiento que le pueda tener María San Gil a Rajoy por sus valoraciones de resultados en el País Vasco y su "giro al centro", puede que su órdago ("pues me voy") sea una de las más fuertes presiones para que el PP no se deje llevar al centro de Gallardón, lo cual nos lleva al principio de estas líneas: el alcalde de Madrid en la dirección del partido. La dirigente vasca sabe lo que simboliza en el partido: la valentía y el coraje de representar unas ideas muy poco queridas en Euskadi y con su mutis por la derecha evidencia que no quiere un PP centrista, lo cual podría legitimar aún más una candidatura alternativa a Mariano Rajoy. Se habla de Juan Costa, a quien por lo visto ya se lo han propuesto y está pensándolo. Costa, pese a haber sido de confianza de Rajoy y se dice que de centro, cuenta con la amistad de Rodrigo Rato, el más liberal de los liberales, quien también podría vencer a Rajoy como "la solución económica que necesita el país".
Aguirre, Arístegui, Rato, Costa... ¿quién será el siguiente potencial líder del PP?
Ah, se me olvidaba, sigue gobernando el PSOE.

1 comentario:

Miguel dijo...

Lo cierto es que tiene su morbo todo lo que está pasando en el PP. Sin embargo yo me pregunto ¿por qué Rajoy no hizo lo que está haciendo ahora hace 4 años? Este retraso en su actuación le resta cierta credibilidad y le suma bastante cobardía. Probablemente él esté más escorado hacia el centro que el núcleo duro del PP, pero la oposición que hizo los últimos 4 años no lo demuestra. Veremos qué pasa a partir de ahora...