sábado, 31 de mayo de 2008

El Cabanyal/2. Un sinsentido

Pensemos qué pasaría si les dijeran a los parisinos que van a dividir el barrio Latino en dos. O qué ocurriría si el ayuntamiento de Granada quisiera construir una avenida en medio del Albaicín. ¿Cuál sería la reacción popular ante la expropiación y destrucción de las fincas antiguas de Malasaña en Madrid? Todo esto no tiene ningún sentido, como tampoco lo tiene destruir 1651 viviendas del Cabanyal, el barrio marinero de Valencia, para alargar una avenida que tenga el mar como fin (o no, porque con este ayuntamiento se piensa hasta en añadirle nuevas islas al Mediterráneo).
Una de las principales características del Cabanyal es su entramado rectangular, con calles no muy anchas y tan largas como el propio barrio. Con una gran avenida que divida el Canbanyal en dos esta característica se pierde, lo cual no es lo peor de este plan urbanístico. Amén de esta pérdida de patrimonio, miles de personas se verán obligadas a abandonar sus hogares, algunos de ellos de gran valor arquitectónico (un 53% de las fincas del Cabanyal son herencia de la etapa modernista de principios de siglo XX) para que constructoras e inmobiliarias se embolsen pingües beneficios. ¿Qué será de esas personas, muchas de ellas ya mayores? ¿Adónde irán?
En 1993 el barrio fue declarado Bien de Interés Cultural por lo que se le debe un Plan Especial de Protección del Bien. ¿Qué ha ocurrido? Todo lo contrario. El ayuntamiento de Valencia ha permitido que la delincuencia y el tráfico de droga “convenzan” a los vecinos de que la Avenida es la solución. El recurso que presentó la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal ante el Tribunal Supremo no ha servido de nada. El excelentísimo ayuntamiento de Valencia ya tiene vía libre a la expropiación.
Quienes me conocéis sabéis que éste es un tema que me indigna sobremanera. No vivo en el Cabanyal, pero muy cerca. Cuando pienso en este barrio marinero me vienen a la cabeza imágenes de vecinos que salen con sus sillas a charrar y paseos con mi familia que concluían siempre con una horchata. Me había propuesto no escribir mucho y no lo estoy consiguiendo. El motivo de esta entrada, además de denunciar y lamentar este plan destructor, era mostraros el excelente y emocionante reportaje-documental que ofreció La 2 sobre el Cabanyal. Su historia, sus gentes, su cultura y su patrimonio están acompañados de un compendio de diferentes puntos de vista sobre la polémica. El reportaje no peca, como fue el caso de Callejeros, de centrarse en las miserias del barrio; en este trabajo, de una altísima calidad audiovisual, se consigue emocionar e informar sin caer en el amarillismo facilón.
Tengo que agradecer a Juan Enrique Tur que haya recuperado este reportaje-documental en su blog Testigo Accidental (que os recomiendo encarecidamente), y que nos ofrezca hasta un enlace para bajárnoslo. Leed su entrada “Cabanyal. Herida abierta”.
Un Cabanyal partido por la mitad es un lamentable sinsentido que no debemos permitir.


2 comentarios:

c1elqv dijo...

Hola,
Llevo tiempo queriendo conocer más sobre el Cabanyal (con y sin proyecto-derribo).
He estado viendo el documental.
Me he quedado a mitad pero:
Primero, para tí-vosotros: gracias por dar a conocer (un poco más) lo que (nos) pasa.
Segundo, para 'ellos'(ya sabemos quienes): además de 'vendidos', cobardes... ni tan siquiera se atreven a decir cuales son sus verdaderos motivos. Para acabar, una frase de (la cantante) Laurie Anderson: 'Nuestro Silencio es nuestro Consentimiento'.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Hola, y muy buenas Alejandro, ni soy del Cabanyal, ni soy Valenciano, en su día ví el reportaje sobre el Cabanyal y la verdad no se por que lo vi entero, quiza por que te sientes indentificado con la gente, a la que le quieren quitar o mejor dicho demoler parte de su historia y sus tradiciones, por que lo que entiendo es que el Cabanyal es y ha sido una gran parte de la historia moderna de Valencia, y a la gente de a pie como yo nos gusta sentirnos identificados por gentes que han trabajado por tener algo suyo y sentirse orgullosos y defenderlo, lo mismo ha ocurrido en mi tierra lo mismo ha ocurrido en la tierra de todos, el dinero, que levanta urbes pero tambien las derriba, y en esto ultimo es en lo que hay que pensar por que desplazar, atemorizar, desarraigar a las gentes de un lugar donde han vivido orgullosos de donde estaban y lo que eran, por eso y por muchas injusticias que se comenten en esta vida por causa del dinero, "para los que quieren mas dinero", por todo ello entiendo y me soliradizo con las gentes del Cabanyal para que consigan detener ese plan urbanistico de una "simple avenida, llamemosla calle mas ancha", y que consigan perdurar en sus hogares de toda la vida. Un saludo -.Pablotraka.-