lunes, 26 de mayo de 2008

Educación para la ciudadanía valenciana con menos filosofía que nunca

Hace unos días el conseller de Educación del gobierno valenciano (PP), Alejandro Font de Mora, presentó los planes del Consell para la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) -si quieres leer dichos planes pulsa aquí-. Sus intenciones se pueden resumir en tres puntos:
  1. El Consell no ampara la objeción de conciencia que sí persigue y fomenta el PP nacional. No obstante, si existiera alguien que quisiera objetar se le añadiría al expediente académico un "no evaluado" que deja la decisión de otorgar o no el título al Ministerio de Educación, que ya ha afirmado que sin EpC será imposible lograrlo. De todas formas, tal y como apuntó el conseller, se espera que sea sólo "una minoría" la que objete. Font de Mora pronunció estas palabras ya que las otras dos opciones previstas son bastante cómocas y beneficiosas para todos, menos para la educación de los futuros ciudadanos y las arcas públicas.
  2. Una opción es (increíblemente) asistir a clase con un profesor que enseñe y evalúe pero... en inglés. Así dicen que fomentan el multilingüismo de nuestros futuros ciudadanos. ¿Por qué no se dan las clases de Religión en latín o arameo?
  3. La otra opción, also in English, es que los papás o tutores preocupados por la pureza ideológica de sus niños les planteen trabajos trimestrales con los temas que ellos elijan.

Lo de EpC no tiene ni pies ni cabeza se mire por donde se mire. Personalmente me parece interesante que se fomente las lenguas extranjeras, pero creo que para eso sería mejor que el PP y el PSOE pactaran -por fin- un plan educativo racional y completamente laico que subiera nuestro paupérrimo nivel de inglés. La necesidad de que haya una asignatura que, pese a ser la maría, inculque valores democráticos y tolerantes a los niños es una realidad de la que ya se han percatado la mayoría de países europeos. Lo que no podemos permitir son planes educativos que cambian con el gobierno de turno.

Con respecto a los trabajos trimestrales, a saber qué temas proponen los padres a su hijos. "Como te portes mal te ponemos a resumir los valores de la transición", y el niño se calma. Ahora ironizo, pero no tiene ninguna gracia pensar que el Consell necesita 124 profesores angloparlantes, lo cual supondrá un gasto de las arcas públicas de 3 millones de euros que todos veríamos bien (porque la Eduación lo merece), si esos nuevos profesores fueran a trabajar en una asignatura real y no en un esperpento educativo, porque ¿quién se puede creer que los niños 13 y 14 años pueden aprender algún valor cívico en una lengua que no dominan en absoluto?



La "filosofía" del Consell

Por otro lado, la Consellería de Educación también pretende dejar en dos horas semanales la asignatura de Filosofía en primero de Bachillerato a la vez que aumentan su temario y la adaptan a cuestiones relacionadas con la ciudadanía. Por esta reducción del 33% de su horario lectivo en primero y por el desprecio y el acoso a la EpC, los estudiantes de Filosofía acamparon la semana pasada en la mediana de la Avenida Blasco Ibáñez (zona universitaria) y permanecieron allí hasta que la Policía Local los desalojó y se tuvieron que refugiar y continuar con su protesta pacífica desde los jardines de su facultad.

El Campamento Diógenes, que así se llamó el asentamiento de los estudiantes de Filosofía, no sólo protestaba y pedía firmas para presentarlas ante el Consell, también realizaron lecturas filosóficas, asambleas de estudiantes e incluso algunos profesores impartieron sus clases entre el humo y el ruido de los coches, entre otras muchas actividades que podréis ver en su blog, al que podéis sumar vuestro apoyo firmando.

El miércoles pasado, día en el que el conseller presentó sus planes, una multitud de sindicatos, profesores y estudiantes de Filosofía protestaron ante el Palau de la Generalitat, cada cual con sus razones, casi todas ellas ninguneadas en la edición impresa de El Mundo - Comunidad Valenciana. En la digital se limitaron a incluir una nota de agencia con los errores que ella incluía, prueba de la importancia que concede este periódico a todo aquel que protesta contra el Consell. De Canal 9 ni hablemos.

Los estudiantes de Filosofía demostraron ese espíritu librepensador y reivindicativo que se nos supone a los jóvenes. ¿En la carrera de Periodismo seríamos capaces de plantar una protesta tan bien orquestada como la que llevaron a cabo nuestros compañeros de Filosofía? Razones tenemos, la camaradería es otro cantar.

6 comentarios:

EL QUEJICA dijo...

Hola de nuevo:

¿Te has dado cuenta que de cuatro entradas a política, una es para justificar-defender una metedura de pata de la Vicepresidenta y las otras tres son sobre el PP nacional o autónomo? ¿No ha habido nada más interesante en el mundo que contar las miserias de la oposición?¿El gobierno lo ha hecho todo bien, el PSOE, los gobiernos autonómicos nacionalistas? No dudo que no sean ciertas tus noticias, ni por un momento creo que seas tan simplista como para no haber escuchado a los medios, tanto de un lado como del otro, que han escrito sobre estos temas para forjar tu opinión-comentario.
Dirigiendo tus comentarios, ironías, jocosidades, burlas y chuflas contra una sola idea política se corre el riego de convertir el periodismo en “panfletismo”. Y todos sabemos como termina el periodista de panfletos: escribiendo octavillas que serán ciclostadas o fotocopiadas. Mal final para una futura buena pluma. Y eso es triste.
Hasta tu gurú: Soledad Gallego da algún que otro brochazo al PSOE y al Gobierno. Hay que ser más ecuánimes, más variados, no creo que haya que ser como los monotemáticos Fede o Iñaki.
Ahora, que si lo que buscas es la vanagloria o la palmadita en la espalda de los “unipensantes”, lo estas consiguiendo, ese es el camino. Pero lo único que conseguirás es que gente, que aunque no piense como tu, respete tu opinión, deje de leerte. Y eso también es triste.

Creo que hay periodismo más allá de los errores del PP, creo que últimamente en el mundo han ocurrido cosas, y aunque no estoy muy en la actualidad puedo decirte por ejemplo que:
En Estados Unidos, uno de los principales países racista, van a elegir un candidato demócrata negro, un tal OBAMA.
En Birmania hay miles de personas muriendo por culpa de un gobierno burdo y pacato que no acepta la Ayuda Internacional.
En Italia, el Cavalieri sigue con su idea de legalizar la Xenofobia.
En el Líbano, antigua joya de Oriente Medio, parece que al fin se hace la luz en el gobierno y sobre todo en la paz del pais.
¿Y en España?
Creo que Julio Anguita, uno de los últimos animales políticos de este país, quiere volver a primera línea, supongo que será para arreglar lo de no tener Secretario General en IU.
Solbes , por fín , ha confesado, y cito casi textualmente: “Los 400€ fue una medida electoralista”.
Ha sido detenido el número uno de ETA.
Han muerto dos Guardia Civiles, sólo por serlo.
Una familia advenediza a la Monarquía quiere cortar la libertad de prensa, la de la mala y por ende la de la buena.
¿Seguirá el “abastecimiento temporal de agua”, que no abastecimiento, a Barcelona, después de conseguir aproximadamente un 40% de reservas de agua en sus embalses? ¿Seguirá apoyándolo el Gobierno Central?
Y en la comunidad Valenciana:
El PSPV… ¿Cuándo se disovió el partido que no me he enterado?

Pero bueno, seguramente tú ya estarás frotándote las manos pensando en tu próximo comentario sobre el PP: la puñalada por la espalda de Elorriaga a Rajoy. Te doy el título: “tu quoque Brute fili mi! “.
Y si es así, esto también será triste.

En fín, piénsatelo.

Un abrazo

Salva

claudia dijo...

Hola!
Perdona que haya tardado tanto en visitarte, pero es que llevo unos días locos.

Me he reído a gusto al ver que El Mundo me ha rebautizado (y todos sabemos que si lo dice El Mundo, uno ha de cambiar de nombre, puesto que este periódico no describe ni interpreta la realidad, sino que la crea… no relata la realidad, sino que la realidad se define conforme a lo que en él se relata). Así pues, yo ya voy asumiendo que soy Clara, y que mis reivindicaciones son las que allí se estipulan…

Cómo estarán las cosas que hasta los filósofos (colectivo lamentablemente estático, por desgracia, en cuanto a política se refiere) acampan en Blasco Ibáñez para denunciar la política educativa de la Consellería. Dentro de nada empiezan a llover ranas, se suceden las plagas y se empieza a distinguir el sonido de las trompetas que anuncian el Apocalipsis (si no de la Humanidad, sí al menos el de el servicio público de enseñanza). Te agradezco el tratamiento d la noticia: hasta parecemos gente decente y comprometida!

Veo que Salva no nos considera una buena noticia…cómo no lo hicieron tampoco muchos medios de comunicación (entre los que, por supuesto, se encuentran algunos clásicos de la “contrainformación” en sentido estricto. P.ej. Canal 9…cof, cof). Es una pena, porque si uno se pone a hacer el payaso (alias plantar la tienda en un jardín público a dos semanas de los exámenes finales) no lo hace por gusto, ni porque su pobre alma posmoderna encuentre un sutil regocijo en la idea del retorno al “estado natural”. No, uno hace estas cosas porque (¡alma cándida!) cree que es la única forma en que puede incidir en el sucederse de los hechos legales. Aunque hay un aspecto más maquiavélico es sus acciones: lo hace porque piensa que la redacción de un periódico puede considerar el fenómeno como algo exótico que aporte colorido al cuarto inferior derecho de una página de la sección municipal…y eso, señores, es poder, porque si uno no está ahí su causa ni siquiera existe.

La objetividad no existe, Salva. El valor del periodismo no es mostrar las cosas “tal como son”, sinó presentar distintas perspectivas desde las cuales las miramos. Uno siempre selecciona, clasifica y ordena la información. Si uno elabora un texto de opinión, apuesta por una forma de mirar, pero esto no lo censura, ni le quita valor a su reflexión, mientras no nos la presente como “la” forma de ver. Eso no le quita valor al informador, más bien le resta hipocresía, la hipocresía de que nos aporta datos prometiéndonos una visión panóptica y unificada de la realidad… la crítica es honesta cuando muestra la identidad de quien la realiza, y más si quien la realiza es capaz de ver cosas, apuntar matices que otros no han considerado.

Un besote!...de una aspirante a filósofa cabreada

PD: Y el año que viene, todos a la mediana !!

moledo dijo...

Hola, Salva/Hola, Clar... digo Claudia:
Muchísimas gracias por dejar comentarios tan jugosos y de tan buen contenido que consiguen, y esto es lo que más me gusta, que debatamos (!), lo cual está muy bien.
Para contestaros he cogido una hoja de papel y he ido apuntando los temas que me ibais planteando. Comenzaré por Salva.
Esta bitácora está empezando y por ahora hay, como has apuntado, cuatro posts de política: tres son para el PP y uno para el PSOE. Personalmente estoy viviendo la crisis interna del PP con bastante curiosidad periodística, ya que se destapan las pasiones políticas más ocultas y da mucho juego a la interpretación y el análisis de forma y fondo que me gustaría darle al tema político en mi bitácora. Por supuesto, cuando llegue (si es que llega) la crisis interna/debate de ideas en partidos como el PSPV o IU la “cubriré” lo mejor que pueda. Lo que quiero dejar claro es que no analizo al PP por el mero hecho de ser el PP.
Además, no me considero para nada un panfletista en potencia, ya que el PSOE, como todo partido político, ha llevado a cabo propuestas equivocadas y/o que a mí me han parecido poco propias de un partido que dice ser de izquierdas. Aún así, tengo el compromiso de ser lo más ecuánime posible, pero hay que tener claro que, como decía Claudia después, “la crítica es honesta cuando muestra la identidad de quien la realiza”.
Los temas que propones pasaron por mi cabeza, pero no actualizo esta bitácora todo lo que me gustaría, porque ante todo quiero ofrecer algo, aunque sea poco, de calidad en la redacción y de reflexión en los comentarios. En definitiva, Salva, que no te preocupes que el Ojo Avizor mirará a un lado y a otro, pero si alguna vez ves que se centra demasiado en algo, te agradeceré que te sigas quejando a través de los comentarios.
Y ahora voy con el comentario de Claudia, a quien también agradezco su participación. Respecto a tu cambio de nombre no te preocupes, es normal. En tu caso no es que El Mundo se haya inventado la realidad (como en ocasiones ha hecho), sino que ha demostrado que el tema no le interesaba en absoluto y en lugar de cubrirlo con uno de sus redactores, se han lanzado al Copia>Pega de la nota de prensa de Europa Press.
El enfoque de la noticia me salió del alma, porque me sentí feliz de que aún se proteste de esta manera tan cándida como dices tú, pero tan respetuosa y efectiva al mismo tiempo. Efectiva en el sentido de notoriedad, porque el montar el circo funciona en los medios (según qué medios y según para qué fines), y miedo nos da a los periodistas pensar que puede llegar el día en el que estas cosas no importen y sólo nos centremos en la Agenda, que se refiere a lo preestablecido por los organismos, las ruedas de prensa sin preguntas, las fechas y actos oficiales etcétera. No habéis conseguido que cambie su postura el Consell, pero lo habéis intentado y habéis conseguido que mucha gente se entere de lo que os pasa a vosotros y a la educación pública. En cierta manera, en el post se nota también, os tuve cierta envidia, porque en Periodismo se nos aprieta mucho -en la carrera y en la profesión- y no explotamos de ninguna de las maneras.
Salva no dijo que no fuera una buena noticia, de hecho, ni se posicionó a favor o en contra de las medidas educativas de la Generalitat que a ti, a mí y a muchos más nos cabrearon tanto. Salva no juzgó mi opinión, sino la elección del tema. En este blog intentaré mostrar los datos de la forma más objetiva posible, pero como todo el mundo sabe, el simple hecho de elegir tema y datos ya supone una subjetividad, como decía Claudia, que pese a lo que diga, es una filósofa de los pies a la cabeza con quien es grato conversar y reflexionar (siempre y cuando no la pilles en una protesta o manifestación, jeje).
Uf, no esperaba yo que un blog diera tanto que escribir. Muchas gracias a los dos.
Besos y abrazos.

EL QUEJICA dijo...

Por partes.
Alejandro:
He vuelto a leer mi comentario y no veo que en ningún momento diga que seas un panfletista en potencia. La crítica, con una intención de cariño, que parece no muy claro, intento avisarte de lo que creo que podría llegar a ocurrir, no digo en ningún momento que lleves ese camino. La idea era: ¡Ojo, si no varias tu dirección de tiro de vez en cuando, parecerá que vas sólo contra ellos!
Nadie y menos yo “que creo que te conozco un poco” dudo de tu honestidad ni de tu objetividad, pero como pasa siempre que aprecias a alguien intentas anteponerte a que caiga en algún peligro. Mi comentario era un aviso, NO una crítica.
Un saludo Alex

Clara:
Mi intención en mi comentario de fecha anterior no pasaba por ningunear vuestra noticia, ¡Al contrario! Y si lo ha parecido, lo siento.
Respeto vuestra acción/reivindicación y creo que si algo tiene que cambiar, sois vosotros, los jóvenes, los que lo conseguiréis cuando tengáis el turno para llevar al país. Desgraciadamente mi generación no lo ha hecho, nos hemos convertido en “estómagos agradecidos” del sistema.
Dices que la objetividad no existe, no comparto tu opinión. Creo que si no existe es porque no interesa, así como la libertad, la independencia o la ecuanimidad. Intentarlo es darle valor a la condición humana. Otra cosa es que aparques estos valores por interés económico, social, político, cobardía o simplemente por motivos personales, todos válidos.
No obstante, ya que das por sentado que he criticado vuestra noticia ¡Voy a darte mi opinión, aunque me llames pisa charcos o no te interese!:
En cuanto al modo de protesta: no habéis inventado nada nuevo, a principios de los 80 en España ya había acampadas de protesta, por ejemplo la de los desempleados de la empresa SINTEL en la Castellana - Madrid. Por cierto, después de mucho tiempo (hablamos de meses y meses) no consiguieron nada.
En cuanto a la difusión de la noticia, pues eso, los medios son generalistas y empresarios y a no ser que el motivo sea económicamente interesante o la noticia escandalosa, no tendréis ni los míseros quince minutos de gloria que decía Warhol. Aunque para vosotros vuestro problema sea el fin del mundo, para el resto del mundo (o eso piensan los medios) es “pecata minuta”. ¿Queréis popularidad? Haced una acampada/marcha/manifestación nudista en contra de cualquier guerra, desastre ecológico, antisistema, desastre ecológico aunque esté a miles de kilómetros, o mejor aun, manifestaros contra los EEUU y tendréis a la prensa (sobretodo la gráfica) pendiente de vosotros. Así de triste es.
En fin, eso es todo. ¡Ah! Y sobre todo sigue luchando por lo que consideres justo, es la mejor forma de sentirse bien con uno mismo, aunque gente como yo o los medios seamos tan torpes de no veros.
Un beso Claudia.



Salva


P.D.: Como ya hice, anteriormente, por no entrar en discusiones que creo que no llevan a ninguna parte, no seguiré respondiendo a cualquier comentario que hagáis a este.

Luis dijo...

Lo de impartir en inglés “Educación para la ciudadanía” en la Comunidad Valenciana tiene “sus ventajas”: a los chavales les será más difícil entender que un espermatozoide no es un hombre pequeñito, que el matrimonio homosexual no hace daño a nadie salvo a los hipócritas y a los padres de familia pueriles que prefieren que sus hijos crezcan en la verdad sesgada de un mundo inexistente, que las parejas de hecho tienen el mismo derecho que las bendecidas por el santón de turno, que cada uno es muy libre de creer en lo que le parezca mientras respete otras creencias, y, por extensión, en todo aquello que promueve la convivencia pacífica y respetuosa entre los miembros de una comunidad.

Crecer en libertad no es ganar centímetros, sino estatura moral, y tan importante es para un alumno conocer nuestra historia, como por ejemplo que la derecha reaccionaria española dio un golpe de Estado al gobierno legalmente constituido de la República en 1936, que Franco fue un dictador apoyado por la derecha y la jerarquía eclesiástica, que tanto una, por ejecutora, como otra, por cómplice e incriminadora, llevaron a la muerte a miles de españoles cuyo único crimen era no pensar como ellos, como reconocer de qué lado están los valores y de qué lado la falta de ellos.

Si consideráis ético que políticos abyectos utilicen vuestros impuestos para malograr la enseñanza de una asignatura que, dado el comportamiento de muchos chavales, a todas luces haca falta, ya sabéis de qué lado estáis.

moledo dijo...

No sólo es el gasto tan inútil que supone su capricho de boicotear al Gobierno central, ni la crispación que se está formando en el sector educativo, ni tampoco el extremo ridículo que estamos haciendo ante cualquiera que tenga sentido común, es todo lo que tú has dicho y puede que mucho más. Así nos va.
Gracias por tu comentario.